jueves, 18 de octubre de 2018

La cintita roja

0

Martina Cruz nació en 1997 en Temperley, Buenos Aires, Argentina. Estudia la carrera de Letras en la Universidad de Buenos Aires y Guión cinematográfico en la ENERC. Concurre al taller de narrativa de Laura Massolo y recita en varios ciclos de poesía. En septiembre de 2017 publico su primer libro de poemas "Camino negro al fondo" editado por El Rucu Editor. En mayo de 2018 la publicaron en el libro "La sangre en las fiestas cortas", una antología de poetas editada por Textos Intrusos. Ganó algunos concursos: Certamen internacional de poesías marinas (Junio 2018 / Cuba), Concurso internacional de poesía en honor a la paz (Diciembre 2017 / Argentina), Certamen Maribel López Pérez-Ojeda de micropoesía (Noviembre 2017 / España), VI Concurso Nacional de Cuento y Poesía SADE Filial Junín (Septiembre 2017 / Argentina), Concurso txdxs lxs chicxs leen poesía (Junio 2017 / Argentina). Proximamente publica su nuevo poemario, "Call Center" por Rama editora. 

La cintita roja: 

I
Te acordás cuando mi viejo se consumía
y vos trajiste una cintita roja
que si pensabas en no sé qué número mágico
muchas veces
se curaba

Ese sos vos insistiendo:
la ternura levantando árboles de raíz
con silbidos

II
Sobre todo me acuerdo
que mientras mi viejo se volvía crisantemos
yo pensaba que ojalá hubiera funcionado lo de la cintita roja
como un último acto de magia
una esperanza de vidrio

III
Mi vieja encontró la cintita roja
la tiró a la basura por error
sin entender
porque las viudas no entienden

Creo que nuestro amor
tuvo el mismo destino
una lástima también.


Poema, foto y bio de Martina Cruz

martes, 16 de octubre de 2018

domingo, 14 de octubre de 2018

Lo más alto para mí

0

¿Sigues pensando que ella podría sentarse en frente tuyo sin sentir que una manada de rinocerontes sale de tu boca? -debe ser fácil utilizar armas de seducción cuando no hay animales intentando morderte los ojos- y sigues creyendo que ella podría mirarte durante dos segundos y congelar tú última expresión para verla como si fuese una película todas las noches y soñar que estás ahí pero no poder tocarte -tu cuerpo es inmaterial aun cuando estoy despierta- y los movimientos que haces con las manos cuando te quieres ir y mi irracional manía de intentar escapar cada vez que te muerdes los labios y despertar queriendo encontrarte en la primera taza de té del día pero finalmente hallarte en la parada porque hace frío y aunque lleves puesto cinco abrigos yo querría seguir cobijándote porque me muero si te duele el pecho y porque me muero de pensar que ella te va a comprar una pastilla en la esquina y te va a tirar en la cama y dirá que te abrigues y te va a tapar con su cuerpo y tú vas a sentir que es lo máximo que te podría haber pasado en la vida y van a hacer el amor mientras toces y te va a dar fiebre de tanto que te agitaste y ella no va a parar y tú no vas a querer que se detenga porque se te olvidará la enfermedad y el inútil remedio se derramara en la alfombra y el cubre camas caerá y a ella se olvidará que estás debajo y te asfixiará con su pecho hasta que llegues al último orgasmo y le tendrás que pedir que se detenga y en cambio yo me hubiese detenido cuando empezó y habría tocado mejor tu culo y no habría votado la taza ni desecho la cama y te habría puesto encima porque jamás quisiera ahogarte y te llevaría la cena y me recostaría al lado tuyo a leerte poesía mientras duermes y te mostraría que soy real y sabrías que no miento y que no me importa sacarte la ropa y que no necesito tocar tus senos para saber que es mejor tu sexo que el de todas las mujeres.



Texto e imagen de Roxana Palma Santibáñez

viernes, 12 de octubre de 2018

Terror, amor, terror

0

Quieta, no muevas ni un músculo, le dije mediante gestos. La agarré del brazo suavemente y la conduje a un lugar seguro. Esperaba que a esa distancia no nos oyeran, incluso contuvimos la respiración, casi a la vez. Parecía que empezaba a haber química entre nosotros. Es en las situaciones límite cuando parecen aflorar los verdaderos sentimientos. Acercamos nuestros labios sin proponérnoslo, lenta y sensualmente. Y justo cuando los primeros átomos de nuestra carne estuvieron a punto de interactuar, los testigos de Jehová volvieron a llamar al timbre.

Texto de A.Moreno
Imagen de Pixabay

miércoles, 10 de octubre de 2018

Amor platónico de martes

0

Por alguna razón desconocida no he podido quitar el oído de encima a la chica que se ha sentado en la mesa de enfrente en la cafetería. No he llegado a ver su cara porque me lo impedía el chico con el que llegó y que se sentó justo frente a ella. Pero su voz, de forma metafísica, me ha golpeado en algún registro interno, íntimo y desconocido, y ha hecho que me enamore de ella al instante. Incluso he llegado a imaginar cómo sería su corte de pelo, “el color de sus ojos al bailar”, y la forma de sus orejas.

Estar en la calle solo a menudo, hace que puedas dejarte llevar en conversaciones de extraños con personalidades seguro interesantísimas y, por lo que vale un café, dejar de ser tú mismo por un rato, con tus miserias y tus preocupaciones, y sumergirte en cuerpos y vidas ajenas.

Cuando me he centrado del todo en la conversación entre mi amor platónico de hoy martes y el imbécil que no me dejaba verla, me he dado cuenta, al fijarme en sus pausas al hablar, de que la chica respiraba. Sí. Ya sé que todos respiramos. Es un acto vital cotidiano que no sabemos apreciar y valoramos poco. Pero lo maravilloso y alucinante ha sido percibir la interacción de las espiraciones de la chica con la atmósfera que la rodeaba. Cuando el oxígeno viciado por el ambiente entraba en su cuerpo era un gas vulgar y cotidiano, en blanco y negro, pero al exhalar la chica el dióxido de carbono, empapado de sus células y bacterias, un color extrañisimo y desconocido teñía el ambiente de la cafetería. Yo al menos no había disfrutado esas tonalidades jamás. Cuando ves así la respiración de alguien, es como si vieras su alma, y sin remedio te enamoras perdidamente. Aunque sólo sea por un rato, y el enamoramiento acabe en tragedia. Yo, a partir de ahí, me he puesto a inspirar y espirar de forma consciente como Meg Ryan en “Cuando Harry encontró a Sally”. Y así, entre casos de corrupción y formaciones de gobiernos autonómicos, sobre las que los todólogos de las tertulias matinales de Susanna Griso pontificaban, nuestras exhalaciones de dióxido de carbono se han fundido en un solo ser que bailaba al ritmo marcado por explosiones de colores imposibles y titulares destacados en la televisión de la cafetería sin nombre.

Cuando he levantado la vista de mi café, ya frío, la chica y su pareja no estaban, y los todólogos de la Griso hablaban ahora de posibles pactos sobre los presupuestos generales del Estado.
Ya no tenía sentido seguir allí. He pagado mi café y me he marchado a seguir fingiendo durante lo que quede de martes que soy yo realmente, sin prestar atención a mis inspiraciones y espiraciones. Rutinas random de martes.


Microrrelato de A.Ramírez
Imagen de Pixabay

domingo, 7 de octubre de 2018

Hay que quererlo: Eric Martin en acústico

0


Por desgracia, el sur de la península no es un lugar muy común para que ocurran cosas trepidantes, al menos bajo mi punto de vista y mis gustos. La mayoría de las veces hay que hacer uso de una buena logística, una buena estrategia de viaje y sacar tiempo y ganas de donde no hay para acceder a eventos realmente importantes. Y puede que para ti no lo sea, pero para mí (y para Saray Pavón, que se apunta a un bombardeo) el hecho de que Eric Martin se presente un sábado en España es un acontecimiento de prioridad absoluta. Así que se saca el tiempo, el dinero y las fuerzas de donde haga falta para darse una paliza de más de 1000 km en el mismo día. 
Tras un rato en la capital con un amigo que no veía desde hacía tiempo, rodamos hasta Collado Villalba y conocimos la sala El Límite. Qué gusto encontrar sitios así donde se respira amor por el rock y buen rollo. El escenario, aunque pequeño, transmite esa cercanía a la que los garitos dedicados a este estilo nos tienen acostumbrados. Antes de que se liase la gorda, se subió el 50% de Mister Jota: Jerónimo Velasco (guitarra y voces) y Esther Berbería (voz). Se marcaron unas cuantas versiones de clásicos del rock, como Hard to Handle o You give love a bad name y un tema propio: Hoy he vuelto a ser yo. Se nota que no llevan dos días tocando y pusieron el listón bastante alto, dándolo todo con sus interpretaciones. Un apunte: Esther se atreve con todo con ese vozarrón. 


Tras la corta actuación llena de simpatía y profesionalidad, le cedieron el espacio al eternamente joven Eric Martin. Salió directamente, apenas pasaron segundos, con esa sonrisa en la cara que dice "la gente piensa que soy muy grande, y quizá tengan razón, pero yo he venido aquí a pasarlo bien". Junto al guitarrista británico Dave Cotterill y sin dejar de bromear con todo y con todos dieron un espectáculo irrepetible y muy íntimo. Repasaron la trayectoria de Mr Big y de los trabajos en solitario del vocalista pasando por los clásicos inevitables To be with you (acmpañados por Jerónimo y Esther), Wild world o Daddy, brother, lover, little boy. Lo de este hombre es increíble. No se conforma con cantar como lo hace sino que también despliega un gran sentido del humor sin resultar pesado o caer en el mal gusto. Con rotura de cuerda incluida, consiguió mantenerme (y seguro que a muchos más) con la sonrisa de idiota durante todo el show. Al final, un par de bises y la correspondiente toma de contacto con el público, los sinceros agradecimientos y la típica entrega de púas y... ¿kiwis y manzanas? Sí, es especial para todo. Saray Pavón recibió en mano una de esas púas, pero habría preferido el kiwi. En definitiva, un concierto redondo por parte de todos (artistas invitados, un entregado público y el plato principal) que hizo que mereciera la pena el atracón de kilómetros y bocatas (y café, y guaraná, y bebidas energéticas). Visita exprés a la capital, cerveza local con un buen amigo autóctono, conciertazo en una sala genial (que por cierto sonó exquisitamente) y la posibilidad de tener a medio metro a una leyenda viva y joven del rock. ¿Qué más podemos pedir? Pues desear que siga así por muchos años y que podamos volver a verlo pronto. Eso sí, espero que más cerca porque los años no perdonan y mi viejunidad ya no me permite hacer las locuras que hacía con veinte y tantos sin secuelas.

 
 

Breve reseña de A. Moreno
Fotos  de Saray Pavón y A. Moreno


Concurso: Lo que te salga II

0

El combo formado por las asociaciones Di-fusión-A2 y La i Crítica, con sede en lugares recónditos, se complace en convocar el 2º concurso interplanetario y multidisciplinar “Lo que te salga”, que contempla dos categorías:
Para leer: esto es, cualquier manifestación literaria, ya sea relato, poesía, crónica o whatever.
Para ver y/u oír: nos referimos a videopoema, canción, corto, fotografía, dibujo, pintura, etc.
Como guía te brindamos las categorías que ofrecemos en nuestra web. Esta por la que navegas, sí.

1.    Pueden participar todas aquellas personas, personitas, personajes y personoides que lo deseen, siempre y cuando estén vivos para disfrutar el premio.  La obra, u obras (no ponemos límites) puede ser inédita, o no. Eso sí, ¡procura que mole! El tema será libre.

2.    Los textos contendrán eso, texto. Nada de imágenes, corazoncitos o gatetes. La extensión máxima será de 2 páginas formato .doc (word), Calibri 12 y con interlineado sencillo. Por lo que más queráis, nada de MAYÚSCULAS a no ser que sea estrictamente necesario y con receta médica. No creo que haya que decirlo pero las faltas de ortografía no están permitidas; ¡queremos conservar nuestras córneas!.
La única restricción es la duración de los vídeos, que no excederán de 3 minutos. Preferiblemente, las imágenes, en .jpg, y a buena resolución, gracias (300ppp está bien).

3.    La obra se enviará a: redaccion@laicritica.es
Pon tus datos en el cuerpo del mensaje y como archivo adjunto el material (para video, adjuntad enlace de Dropbox, wetransfer o drive).

En el asunto se indicará “Concurso Lo que te salga”.
En el cuerpo del mensaje debes  facilitar la siguiente información:
     ●    Título de la obra
     ●    Pseudónimo, si usas de eso.
     ●    Nombre y apellidos
     ●    Fecha de nacimiento
     ●    Dirección postal, no querrás perderte tu premio, o que le llegue a otro.
     ●    Teléfono, si quieres
     ●    Una breve sinopsis de la peli de tu vida artística

4.    Finalidad:
Claro, tenemos un objetivo y es… ¡hacernos con material artístico para nuestra revista o web! Los ganadores serán publicados en el nº5 de La i Revista y los seleccionados tendrán que conformarse con la versión píxel (que no está nada mal, ya vamos por más de 10.000 visitas al mes, se dice pronto pero es todo un logro :D ).

Para los ganadores audiovisuales haremos una breve reseña en la i Revista (nº5) y pondremos un QR-Code que lleve al vídeo puesto en nuestro canal de YouTube :)

5.    Premios
¡Ganadores! Haremos entrega del premio durante el ciclo: Esencias (en Sevilla, ya especificaremos fecha), recibiréis: un ejemplar donde aparece tu obra premiada, un lote de libros, un llavero de La i Crítica y un cd de Postal Rock; si por razones de distancia no pudieras venir a recogerlo lo mandaríamos por correos [si resides en España; si te aposentas más allá de nuestra zona de operaciones… te mandaremos el lote de libros (incluyendo la revista) en pdf (que los costos son carísimos)].

6.    Plazo
Se abre la recepción de obras del 7 de octubre al 27 de diciembre (ambos incluidos).

7.    Fallo
Un mes tras el cierre de recepción de obras, es decir, el 27 de enero. Que tenemos que leer y visualizar todo el contenido que nos llegue :) Ese día lo notificaremos en la web, Facebook, Twiter, palomas mensajeras... ¡Estad atentos! Comunicamos que el premio puede quedar desierto.

8.    Difusión
Los seleccionados y ganadores serán utilizados en presentaciones o eventos y los vídeos, además, estarán subidos a nuestra cuenta de youtube. A su vez serán publicados en la web (y en la revista los ganadores).

9.    Derechos
To pa ti, pero nos das tu permiso y nos cedes el placer para que lo difundamos por doquier.

10.    Jurado
Estará formado por miembros de La i Crítica, razón por la cual ninguno de nosotros podrá participar.

11.    Aceptación
Al mandarnos material para participar en el concurso entendemos que aceptas las bases aquí expuestas y que ¡te mola la idea!

La Redacción

sábado, 6 de octubre de 2018

Insepulto

0

¡Ay si pudiera entrar y salir del cuerpo con la habilidad de los místicos!

Hay días que dejaría ir mi envoltorio a su puta bola. Se levantaría, se iría a trabajar, volvería a comer, se marcharía de nuevo...

Claro, la gente no notaría nada.

¡Qué sabe la gente de uno mismo! Se forman una idea de lo que ven y la completan con lo que piensan de mí, insepulto en modo piloto automático.


Mi yo verdadero, el de dentro, se quedaría en su mundo sin envejecer, flotando y riéndose de todo sin tener que entenderse con la realidad de lo cotidiano. Existiendo sólo un poquito, que quizás sea una forma mucho más sensata de existir, y no involucrándose uno en todo lo que supone vivir. Que esto de vivir va en serio, ya lo decía el poeta.


Si pudiera entrar y salir del cuerpo como hacen los místicos sin duda elegiría quedarme fuera, amputado de mí mismo. Sin miedo a los análisis de sangre y a las ecografías.



Asomarme a esa ventana con vistas a nosotros mismos en la que nos vemos atravesar un paso de peatones observando a los demás sin tener ni idea de ellos, prejuzgando nuestro alrededor. Por supuesto creyendo llevar razón.

Si pudiera entrar y salir del cuerpo como hacen los místicos existiría mejor en ese mundo irreal en el que flota la voz impersonal del contestador automático que responde "el número marcado no existe". Más allá de los límites de esta realidad apresurada, ruidosa y agresiva.


Microrrelato de A. Ramírez
Imagen de Pixabay

jueves, 4 de octubre de 2018

martes, 2 de octubre de 2018

Tristeza

0

Pezón de abuela que alimentó la boca de mi madre.
La nana está muerta.
Un río de escarpines fluye en la vértebra
desnuda de la noche.
Sus manos ya no extraen del infinito el apocalipsis.
Mi madre ya no estira su cuerpo esperando
ser más grande para sentirse amada.
Sus labios son un hipódromo
que descansa en paz.
Ya jamás una competencia para ganar ternura.
Ya jamás ojos rasgados de llanto,
por una bandera que se levanta en el horizonte
de una victoria que nunca fue de ella.
En el silencio de la noche, una boca sigue
succionando, una teta vacía.




Imagen de Pixabay

lunes, 1 de octubre de 2018

Inma Lozam

0


A raíz de un concurso de sellos que ha lanzado Correos, donde participa Inma, surgió la idea de esta entrada. Con la intención de que su pieza resulte ganadora, porque es una crack y se lo merece, le comenté que me pasase algunas ilustraciones y breve biografía (para que la conozcáis un poco). De ella, personalmente, os puedo decir poco porque no he tenido la suerte de vivirla muy a fondo, pero las veces que hemos coincidido he de manifestar que es una tremenda compañera y artista.


Nombre: Inmaculada Lozano Zamora

Nombre artístico: Inma Lozam

Fecha de nacimiento: 15 de abril de 1985 (Almería)

Destrezas: fotografía, diseño gráfico, diseño web, maquetación, estampación, serigrafía, grabado e ilustración.

Desde muy pequeña me he visto como el bichico raro (cómo se dice en Almería) de todas las clases en las que he estudiado a lo largo de mi trayectoria educativa. Mientras mis compañeros y compañeras jugaban con muñecas y a la pelota a mi me fascinaban los lápices de colores, las pinturas, observar el entorno que veía cada día. Este placer de observar y analizar cada instante se ha ido acentuando con el paso de los años, desencadenando una serie de creaciones en diversos campos como la fotografía, el diseño y la ilustración. A lo largo de mi preparación educativa he ido intercalando esta pasión por el arte con la vocación de maestra de infantil. Algunas personas me miraban de manera extraña cuando les decía que estaba haciendo magisterio viniendo de arte. Pero el arte y la educación son dos mundos cogidos de la mano.

Por eso mismo, mis trabajos suelen tener temática infantil. Porque quiero llegar a los más pequeños de la casa y a su vez hacer ver al mundo de los adultos que una ilustración con una temática de este estilo también puede ser entrañable e incluso conmovedora. Saliendo por un momento del realismo al que tanto estamos acostumbrados.
Seguro que volveremos a hablar de ella porque, como veis, abarca diferentes facetas artísticas y tiene buena mano ;) No olvidéis votar su sello, picando en él (en la web de correos) os aparece el menú donde podéis contribuir a que los envíos sean más bonitos :)


Introducción y cierre de Saray Pavón
Biografía e ilustraciones Inma Lozam