martes, 30 de agosto de 2022

Reseña de Cuatro corazones con freno y marcha atrás

0

La vida es una esencia de torbellino de alegrías y sufrimientos que se disfruta a cada instante porque tarde o temprano, se sabe que el telón de la historia de tu vida bajará, concluyendo tu actuación en el mundo. Se irá a un lugar donde la muerte te abrazará como recibimiento, sosteniendo la guadaña en su mano.

Paisaje en el que tu cuerpo descompuesto se convertirá en polvo, siendo simplemente un alma intangible que vagará solamente con los recuerdos de su juventud apasionada y vivaz. Época en la que la existencia es el placer del ser.

Etapa donde los sentimientos se deleitan con éxtasis plena. ¿Pero seguirías viviendo con esa intensidad si sabes que nunca vas a morir? Si descubrieras un elixir que te otorgara la eternidad, ¿realmente serías feliz? ¿Gozarías sabiendo que ese telón nunca va a bajar? Esta es la cuestión que se plantea estos cinco corazones mortales.

En un salón burgués del siglo XIX, un pobre cartero, lleva esperando desde el mediodía la firma de una carta. Nadie le dice nada. Todos los sirvientes van de derecha a izquierda con entradas y salidas multitudinarias, sin saber lo que ocurre. Entre los murmullos, resalta a voz la actitud bipolar, entre risas y gemidos del amo de la casa, el señor Ricardo. Joven de vida acomodada que al malgastar la herencia de su padre, recibe la de su tío, con la disparatada condición de no ser entregada hasta dentro de 60 años, desapareciendo entre pensamientos el sueño de casarse con la mujer de su vida, su novia, Valentina.

No obstante, su amigo médico y científico extrovertido, el doctor Bremón, encuentra la solución a los problemas económicos y amorosos de ambos por el transcurso del tiempo. La placentera inmortalidad. Antídoto para hacer sus vidas y así, el doctor casarse con su amada Hortensia, que debido a no tener estado de viuda por la pérdida de su marido en un naufragio, debe aguardar sin proposición alguna hasta que no pase 30 exagerados años. El cartero por instinto curioso a los chismorreos del servicio, oye tras la puerta toda la trama, chantajeando a Bremón de unirse a ellos cuatro, o contar el secreto que daría una presunta alegría a toda la humanidad. Con un chinchín de elixir entre copas, estos cinco carismáticos personajes brindan por un ¿felices para siempre?

El escritor de esta inverosímil trama española, es el madrileño Enrique Jardiel Poncela, con un humor entre sus palabras que creó polémicas en los abanicos sociales del siglo XX. Desde pequeño, este autor paseaba curioso entre debates políticos y el mundo de las artes por los museos, escribiendo con 11 años su primera novela. En el bachillerato comenzó a publicar sus primeros artículos humorísticos con gran emoción.

En su época de literato colaboró con distintos periódicos como La Nueva Humanidad, Los Lunes de El Imparcial, y la revista Buen Humor, entre otros muchos. En esta etapa conoció a artistas como José López Rubio, y el que para él fue su maestro, Ramón Gómez de la Serna. Con los años abandonó el mundo de la información para centrarse solo en la madre literaria y el género de la farándula, donde consiguió estrenar con éxito de taquilla su obra Una noche de primavera sin sueño, en el Teatro Lara. Más adelante comenzó a realizar novelas como Amor se escribe sin hache, con el objetivo de combatir con su humor absurdo el tópico romántico. Con la gloria de sus libros viajó a Hollywood para hacer varias películas de ellos, ganando incluso, el Premio Nacional de Teatro. Era el período de victoria de Jardiel Poncela.

No obstante, todo momento de esplendor tiene su decaída, y con el paso del tiempo, le acosaron las cartas del infortunio, en los amores con los desengaños; en la carrera con el fracaso; en la economía con la ruina; y en la salud con un cáncer de laringe. A los 50 años murió con el último deseo de que inscribieran en su tumba: Si queréis elogios, moríos.

Con su burla grotesca en esta obra de teatro, los lectores se dejan llevar por un sutil manto de reflexión de que un para “siempre” cuando es eterno, se convierte en odioso. Mejor perdurar en una vida conclusa, que una angustiosa donde la existencia se transforma en deseo de suicidio. La vida es bella porque sabemos que luego nos aguarda la tragedia. El goce de vivir, sin el drama del Ángel Caído, no es existencia. Los humanos nos acogemos a lo que ya conocemos, porque así logramos controlar nuestro camino, mientras que lo desconocido, lo preferimos abandonar en la ignorancia. ¿Elegirías una sugerente eternidad o una rutinaria mortalidad? Juzguen por medio de estos cinco corazones de problemas disparatados en una absurda realidad.


Texto de Laura Campos Cervera

domingo, 28 de agosto de 2022

Ella

0


Y me dijo: bésame
Y la besé
Y me dijo: cómprame un piso.
Y pedí un crédito.
Y me dijo: ámame.
Y la amé.
Y me dijo: regálame flores.
Y planté un campo.
Y me dijo: siéntate, tengo que hablar contigo.
Y me senté.
Y me dijo: ya no te quiero.
Y le pregunté: ¿Por qué?
Y me dijo: por eso, porque me haces caso.
Y se quedó con todo. 

Poema de Eugenio Barragán
Editado en la antología underground “Poesía para bacterias” (2008)
Imagen de www.pixabay.com, bendita sea

viernes, 26 de agosto de 2022

Mirror mirror, de Blind Guardian

0


Y de la tragedia (aunque con final feliz pero agridulce) del anterior tema, volamos hacia la esperanza. Turgon, un Noldor sabio que siempre desconfió de Morgoth, se alía con Ulmo, Señor de las aguas y construye la ciudad escondida de Gondolin. No por miedo, o quizá un poco. Más bien por precaución, por tener una sensación de seguridad para él y los suyos, se ayuda del paisaje inexpugnable para levantar una fortaleza impenetrable (bueno, no quiero hacer spoiler pero JAJA). Con este proyecto inmobiliario, el bueno de Turgon tiene la certeza de que podrá vivir ajeno a la oscuridad que se cierne. Como dato curioso, aunque no tiene nada que ver con la canción, Turgon fue el primer dueño de Glamdring, la espada que más adelante, en la Tercera Edad, portaría el gran Gandalf. No me enrollo más. ¡Al turrón élfico!



Far, far beyond the island
We dwelt in shades of twilight
Through dread and weary days
Through grief and endless pain

It lies unknown
The land of mine
A hidden gate
To save us from the shadow fall
The lord of water spoke
In the silence
Words of wisdom
I've seen the end of all
Be aware the storm gets closer

Mirror Mirror on the wall
True hope lies beyond the coast
You're a damned kind can't you see
That the winds will change
Mirror Mirror on the wall
True hope lies beyond the coast
You're a damned kind can't you see
That tomorrows bears insanity

Gone's the wisdom
Of a thousand years
A world in fire and chains and fear
Leads me to a place so far
Deep down it lies my secret vision
I better keep it safe

Shall I leave my friends alone
Hidden in my twilight hall
(I) know the world is lost in fire
Sure there is no way to turn it
Back to the old days
Of bliss and cheerful laughter
We're lost in barren lands
Caught in the running flames
Alone
How shall we leave the lost road
Time's getting short so follow me
A leader's task so clearly
To find a path out of the dark

Mirror Mirror on the wall
True hope lies beyond the coast
You're a damned kind can't you see
That the winds will change
Mirror Mirror on the wall
True hope lies beyond the coast
You're a damned kind can't you see
That the winds will change

Even though
The storm calmed down
The bitter end
Is just a matter of time

Shall we dare the dragon
Merciless he's poisoning our hearts
Our hearts

How shall we leave the lost road
Time's getting short so follow me
A leader's task so clearly
To find a path out of the dark 


Lejos, más allá de la isla
Moramos en sombras del crepúsculo
A través del pavor y los días cansados
A través del duelo y el dolor sin fin

Yace desconocida
Mi tierra
Una puerta oculta
Para salvarnos de la sombra que se cierne
El señor del agua habló
En el silencio
Palabras de sabiduría
He visto el fin de todo
Ten en cuenta que la tormenta se acerca

Espejito, espejito mágico (así es como lo aprendimos aquí)
La verdadera esperanza se encuentra más allá de la costa
Sois un linaje condenado, ¿no lo veis?
Que mañana soportará la locura

Muerta está la sabiduría
De mil años
Un mundo en llamas, cadenas y miedo
Me guía hacia un lugar tan lejano
En el fondo yace mi visión secreta
Mejor mantenerla segura

Debo dejar en paz a mis amigos
Escondidos en mi sala crepuscular
Sé que el mundo está perdido en el fuego
Seguro que no hay vuelta atrás
A los viejos tiempos
De felicidad y alegres risas
Estamos perdidos en tierras estériles
Atrapados en las llamas descontroladas
Solos
Cómo abandonaremos la ruta perdida
El tiempo apremia, seguidme
La misión de un líder, tan clara 
Para encontrar un camino fuera de la oscuridad

Espejito, espejito mágico 
La verdadera esperanza se encuentra más allá de la costa
Sois un linaje condenado, ¿no lo veis?
Que los vientos cambiarán

A pesar de que
La tormenta amaine
El amargo final
Es sólo cuestión de tiempo

¿Podemos desafiar al dragón?
Despiadado, está envenenando nuestros corazones
Nuestros corazones

Cómo abandonaremos la ruta perdida
El tiempo apremia, seguidme
La misión de un líder, tan clara 
Para encontrar un camino fuera de la oscuridad


Letra del bardo de Meerbusch, Hansi Kürsch
Ilustración del inmenso John Howe

miércoles, 24 de agosto de 2022

8M: #reto365 Semana 17

0

Editora de casi 50 pelis y nominada a un Oscar, #MargaretBooth destacó por impulsar la técnica de corte invisible. En 1983 recibió el Crystal Award por contribuir a expandir el papel de la mujer en la industria
#reto365 #8M #mujeresenlahistoria #mujeresenelcine #mujeresluchadoras

En su día 1a mujer gobernadora provincial, la dra #HabibaSarabi sigue luchando como Asesora a la Dirección Ejecutiva para Asuntos de la Mujer y la Juventud. Logros con doble mérito en un país como Afganistán 
#reto365 #8M #mujeresenlahistoria #mujeresactivistas #mujeresluchadoras

Especializada en biología celular y molecular, #FloradePablo lucha por el reconocimiento de las mujeres en la ciencia a través de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas
#reto365 #8M #mujeresenlahistoria #mujeresenlaciencia #mujeresluchadoras

El mundo no estaba preparado para #HilmaAfKlint, quien 50 años después de su muerte, fue declarada como la creadora del movimiento abstracto. Ocultó su obra y dio orden para que así siguiera en el más allá
#reto365 #8M #mujeresenlahistoria #mujeresenelarte #mujeresluchadoras

En 1992, #ShirleyWalker se puso frente a una orquesta como la 1a mujer en grabar su propia BSO para una superproducción. La Asoc. Americana de Compositores, Autores y Editores creó un premio con su nombre
#reto365 #8M #mujeresenlahistoria #mujeresenlamusica #mujeresluchadoras

Incendiaria e irreverentemente divertida, #MaryMacLane fue una sensación en su época con Deseo que venga el Diablo (título censurado, of course). La historia la olvidó y el feminismo setentero la rescató
#reto365 #8M #mujeresenlahistoria #mujeresenlaliteratura #mujeresluchadoras

Autora de la adaptación a Coleco de Pac Man y Donkey Kong, #JennelJaquays siguió aportando su talento en títulos como Quake II y III y Age of Empires. Fundó Dragongirl Studios y Olde Sküül
#reto365 #8M #mujeresenlahistoria #mujeresenlosvideojuegos #mujeresluchadoras

lunes, 22 de agosto de 2022

a-tributo

0

Hace mucho tiempo quise subir al campanario de una iglesia. Una amiga me llevó y la persona que tenía las llaves me preguntó quién era yo. Sin dudarlo le respondí que nadie.
Todos somos alguien, me dijo.
Desde entonces voy disimulando como puedo, pero aún no sé contestar a esa pregunta.

Un audiovisual de Lola López Cózar

domingo, 14 de agosto de 2022

Conjuros para la noche de una virgen

1

Ah, ese látigo, ese látigo que gime entre los muslos,
que despliega en la sombra su tenaz poderío,
ese látigo que viene de la muerte hacia la muerte,
aventando cenizas a los aires más puros,
señalando fronteras en cinturas y pechos,
recorriendo la piel con ciego escalofrío.
Ese látigo, su furor incansable,
pongo hoy en tus manos y celebro sus llagas.
Fuente de esperma, cabellera al viento,
navegar de tu vientre en un mar imposible,
coronas de cansancio y manos que resbalan
y resbalan y caen y caen trepando el muro,
la imponente pared que, al fin,
mármol o sangre, resquebrajada se desploma.
Ah, ese látigo, camino de elefantes,
muñeca de trapo herida de alfileres,
cruz donde la piel termina y su bosque de pelo.
Olas blancas de sábana sobre tus ojos locos,
dientes sin más oficio que morder en su dicha,
placer de ser un dedo, un cuchillo, la sombra.
«Hemos venido caminando, hemos buscado eternamente,
y hoy, por fin, llegamos a nosotros,
ponemos nuestra planta en tierra verdadera.»
La ceremonia, el rito con incienso de voces,
húmedos labios, palabras como espejos,
ha de tener su principio solemne:
dilatada pupila, ejercicio de furia y de sonámbulo,
estatuas que el cincel deseara.
Más tarde se extenderá el silencio,
un silencio de océano vacío,
una calma impasible de nieve
donde la sangre cantará su derrota.
Al terminar se oirán dos voces,
súbitamente naciendo de la nada
y un tropel de caballos en celo
moverá las cortinas y pisará los sueños.
La luz del día, 26 de agosto, pondrá su velo azul
sobre caricia y hueso, pezón alzado y extinta lengua.
Jornal de ausencia pagará estas horas,
olor de sucia oveja y plantas que se pudren.
«Sí hemos andado, hemos andado hasta llegar aquí
y ahora sabemos que no era ésta nuestra tierra.»
Rasgando el aire, nubes, sol, luna, estrellas,
un látigo de fuego pregona su condena.



Poema de Juan Luis Panero
Imagen de Pixabay

miércoles, 10 de agosto de 2022

Cencerros

0

18/11/2020

Sus pequeños cencerros tienen el ritmo acompasado a su caminar. Y oyéndolo, mientras las ves pastar y desplazarse buscando la hierba más fresca, entras en un trance de paz en el que quieres quedarte o te quedas sin pensar. El tiempo se detiene y olvidas que si levantas la vista ves la ciudad, Sevilla, que aún conserva el aroma de un tiempo más natural, antes de que el tráfico y las prisas la poseyeran.

Texto e imagen de Maite Márquez Martín

sábado, 6 de agosto de 2022

Odiar el teatro

0

-¿Cómo puedes odiar el teatro?
-Sólo sirve para lucirse -dijo Pierrot, y se encogió de hombros mientras enunciaba esta evidencia.
Briony supo que tenía razón. Por eso precisamente ella adoraba las obras de teatro, o por lo menos la suya; todo el mundo la adoraría a ella. Al mirar a sus primos, debajo de cuyas sillas se estaba encharcando agua que luego se filtraba por las grietas entre las tablas, supo que nunca comprenderían su ambición. La indulgencia suavizó el tono.
-¿Tú crees que Shakespeare sólo quería lucirse?


Fragmento de Expiación, Ian McEwan
Imagen de Pixabay



jueves, 4 de agosto de 2022

La bestia presente

0

Al pasado puedo volver. Allí se vivir:
Con mi lima le rebaje las asperezas
(mi pasado es un cama de clavos)
Con mi escoba le barrí la mierda
(mi pasado es un estercolero).

También en mi futuro se vivir:
Con mis pinzas le arranco las púas
(mi futuro es un cactus)
Con mis tenazas le extirpo los colmillos
(mi futuro es una cobra loca).

Con el ahora, en cambio, no puedo:
Se me sacude entre las manos como una anguila.
Se retuerce a más velocidad de lo que alcanzo a moldear.
No se está quieto, es indomable
dios nos asista va a matarnos a todos.




Poema de Sergi Puertas
Imagen de Pixabay

martes, 2 de agosto de 2022

Mi padre

0

Mi padre. Gordo y sudoroso.
Con mi hermana chica en un brazo
y un muslo de pollo en la otra mano.
Aunque no se note mi madre tiene cogido de la oreja a Joaquín.
Para que se esté quieto.
Mi hermano Carlos no sonríe para que no se le vea la ortodoncia.
Y siguiendo la estampa familiar
a Raquel sentada se le ven las bragas.
Sólo falto yo.
Que hice la foto.

Mi hermana chica se casó y se largó.
Vive en una zona turística. Allí se esterilizó
y depiló con láser sus ingles.
Lo mejor que oí decir de ella es que tiene un amante diez años
más joven que la amante que se echó su marido.
A mi hermano Carlos ya le quitaron la ortodoncia
pero algo de aquellas burlas hace que apenas pase por casa.
Y Joaquín, que ya cumplió los cuarenta,
come allí todos lo días.
Y Raquel sigue enseñando sus bragas
en un local más allá de la Avenida de la Paz.
Lleva a cuestas esa felicidad de la que no piensa demasiado.

Mi madre vive sola sin demasiada pena
y mi padre murió hace ya años
infartado por una avalancha de colesterol.
La de veces que le gritaba que dejara de comer
como si fuera un agujero negro.

Aún hablamos sólo de él
cada vez que un pedazo de familia se encuentra.
No es posible renegar de aquella masa de grasa y conservantes
a la que mi madre insistía en que llamáramos padre.

Pero si algo consiguió en su vida, fue sólo a su muerte,
cuando pudo poner por una vez a toda la familia de acuerdo,
de acuerdo en que su vida fue aquella foto.
Desenfocada.
Mal encuadrada.
Mi hermana chica en un brazo
y un muslo de pollo en la otra mano.
Incapaz de decidirse entre darle un beso a la niña
o pegarle un bocado a la comida.
Siempre entre la familia y la carne,
el viejo gordo bastardo.


Poema de Javier Martínez López
Imagen de Pixabay