domingo, 28 de agosto de 2016

...o cartones mojados

0

cristales rotos

...Esta mañana miré los cristales, esos cristales rotos
 que adornan las ventanas de mis manos,
y no intenté arreglarlos...

Así nos atrapa, desde la primera página, Poemas o cartones mojados de Javier Revello. Consigue meternos en su piel y que miremos a través de sus gafas la vida. Por eso temblamos, deseamos, nos indignamos, anhelamos y soñamos con él, nos deslizamos por sus versos como lo hacemos por el cuerpo de nuestro amante: despacio, recorriendo y disfrutando de cada recoveco; al degustarlo no nos deja indiferentes, nos estremece igual que Eddie Vedder lo hace con black o Tom York con Street spirit (fade out).

Sólo tenía 17 años y se preguntaba ¿Qué hay más fértil que la juventud? y nos demostraba esa vitalidad en covers (Hallelujah) y poemas donde sentimos que se entrega con toda sinceridad: Que llego tarde/ porque tengo miedo/ es más creíble,... Donde nos hablaba de amor y otras realidades amargas: ...La vida sigue su curso./ Pero el muerto sigue/ en la camilla.

Aún no hay una fecha establecida para la salida de su próximo poemario pero esperemos que sea pronto. Mientras tanto podemos volver a disfrutar de él en las antologías La mirada del hoy y Sexo Oral.


Guardar

jueves, 25 de agosto de 2016

Expresionismo

0

Concepto básico: Realismo crudo y a veces deforme, con uso de colores violentos conbinados en fuerte contraste.


Ejemplo: Alfred Kubin, El fantasma marino. Atraído por el expresionismo y el surrealismo, sus obras indagan con trazo inquieto y tortuoso en su obsesión por la muerte y en sus profundas turbaciones existenciales.


k895439a

lunes, 22 de agosto de 2016

Despierta

0


Deja de dormir. ¿Cuántas películas, libros o documentales tienen que hacer para que te des cuenta? Sólo eres una oveja más. Ni siquiera un eslabón de una cadena -sin ti se puede seguir el proceso sin altercado, asúmelo-. No eres nada pero puedes levantarte del sofá y hacer ruido. Deja de ver que "trae la vida" y lucha, muerde, patalea. Tómate 20 litros de café si hace falta, pero despierta.

Y añado otro documental para abrir los ojos:


Y no hay dos sin tres dicen:


jueves, 18 de agosto de 2016

Aunque no llueva

0

puntoanaranjado(1)Sólo hay un punto anaranjado y, a veces, el destello se expande por el cenicero. Noto que me consumo con el cigarro.


D e s p a c i o. Alargo las caladas como si estuviese saboreando algún dulce. Termino, voy al cuarto de baño, enciendo la luz, me lavo los dientes y manos para eliminar los restos que me delatan; me miro en el espejo un instante y me doy cuenta que llevo la camiseta al revés porque la etiqueta está donde debiera ir mi garganta.


Son las 3 y media de la mañana: todos duermen y yo pienso en ti. Pongo canciones, tomo café, miro webs y vuelves a estar en mi mente. Pero ya no hay no-tiempos. Las galletas han caducado. Las cosas no son para siempre (entre ellas los "te quieros"). Relleno la taza y hoy llueve aunque no llueva.

jueves, 11 de agosto de 2016

TECNICAMENTE

0

Beach, please- Técnicamente yo no lo maté.

- Técnicamente, no.

- Técnicamente, murió ahogado.

- Técnicamente.

- Técnicamente podría haber sobrevivido.

- Técnicamente, aunque fuiste tú el que le rompiste las piernas y los brazos y lo enterraste hasta el cuello en plena bajamar.

- Exactamente eso es lo que yo quería decir… tuvo la posibilidad de salvarse.


Foto de A. Moreno

jueves, 4 de agosto de 2016

Días de cine

2

2-815Te voy a hacer una oferta que no podrás rechazar, enséñame la pasta. A Dios pongo por testigo que nunca remataré una vida humana, aunque soy satánico y de Carabanchel. He visto cosas que jamás creeríais y, francamente, querida, me importa un bledo. El mundo se divide en dos, los que tienen un arma, y los que van a morir, te saludan.

Después de decir todas estas chorradas, el hombre que mató a Liberty Vallance guardó sus pistolas de oro y se dispuso a pactar con el diablo. Aquella mañana desayunó en Tiffany’s con su Padrino, un pequeño gran hombre llamado Caballo. Más tarde, algunos hombres buenos trataron de disuadirlo, pero él ya estaba acorralado y conocía el precio del poder. Rocky, su vecino del quinto, ya le advirtió: “la tentación vive arriba”. Pero aun así tenía claro cuál era su destino de caballero, enfrentarse al ejército de las tinieblas. De pronto, una melodía de seducción atrajo su atención; era El Diablo, que metió la mano en el piano, tras apartar al pianista; sabía que tenía el enemigo a las puertas, aunque por otro lado sabía de sobra que la muerte tenía un precio.

Nuestro protagonista subió al final de la escalera y se detuvo ante el apartamento. El resplandor que procedía del otro lado le cegó, sin embargo, con furia ciega cruzó la delgada línea roja y penetró en la habitación del hijo del mal.

Allí estaba el príncipe de las tinieblas, bailando con lobos, avivando la hoguera de las vanidades. El hombre que sabía demasiado se puso cara a cara y le pidió unas vacaciones en Roma a cambio de su alma. Mientras, el violinista en el tejado, que estaba poniendo todo su sentido y sensibilidad, decidió actuar, irrumpió en la habitación del pánico a través de la ventana indiscreta y gritó: “¡abre los ojos, la vida es bella, al diablo con El Diablo!”

Satán, que era hombre de mucho ruido y pocas nueces, huyó bajando los 99 escalones y se subió a un tranvía llamado deseo.

El hombre tranquilo agradeció al violinista que le hubiera salvado de un loco a domicilio.

Ambos bajaron hasta El clan de los irlandeses, el mejor bar de aquel pueblo maldito, siempre abierto hasta el amanecer.

Aquello fue el comienzo de una gran amistad, sin embargo, las colinas tienen ojos y el día de la bestia puede llegar cuando menos te lo esperas