domingo, 21 de julio de 2019

Has entrado en mis ciudades arrasadas

0

Has entrado en mis ciudades arrasadas
tanteando los objetos con tu hábil mansedumbre
y me miras como quien grita que viene en legión a hacerse himno
a romper mi fuselaje
a temblar con sus dedos la pureza que me queda.

Como si pudieras volverme cierta
me besas rompes las alambradas quemas la cáscara vacía
y hay algo de lumbre en tu mirada algo de bestia delicada con vocación de jungla.

Y te digo sí porque cercas el origen de las sombras y me haces agua y no desierto
porque en tu cuerpo la música es hondura
grieta entre la sal
y dices que vienes a hermanarte en mi fervor como un latido
y lo dices sin terror ni trayectoria
sin cemento ni herrumbre ni egoísmo
ni grandeza inventada ni fractura.

Pulsas mi cuerpo en su oscura transparencia
mi cuerpo sin fuego sublevado ni hueco que me nombra
y ahora limpios los establos por fin soy luz desde la luz
cadáver sin urgencia.

Tú me haces hallazgo.

Tú me haces claridad ardiendo el pulso ciego de las cosas.



Poesía de Bárbara Butragueño
Imagen de Pixabay


miércoles, 17 de julio de 2019

lunes, 15 de julio de 2019

Como en la vida

0


Como en la vida:

Todo puede suceder
en un poema:

lo cotidiano, sí,
pero también lo deslumbrante,
e incluso
ambas cosas
a la vez

–como en este, ahora
que empiezas a desnudarte...





 
Ingénuo:

Creí que, como el mar
una noche de verano, tu sonrisa
me invitaba a sumergirme
(únicamente
a mí)
en tus aguas
profundas.

Pero salió la luna
y vi la playa llena
de exhaustos nadadores.


Poema de Karmelo C. Iribarren
Imagen de Pixabay

sábado, 13 de julio de 2019

Hijos de nadie

0

Déjame pensar por un instante
que eres tú quien ve por mis pupilas...
Me desgasto, te desgastas
en el fulgor del choque con el mundo.
Deja de pensar por un instante,
toca aquí -mi pecho dolorido-,
cáete lentamente por la tumba
donde los vivos duermen cada noche.
¿Ves acaso aquella luna o es la luna
el espacio que nos queda?
No contestes, solo camina,
escucha atrás el maullido de los gatos,
agarra con tus manos el asfalto,
déjame ver que estás conmigo en la derrota.



Poema de Diego Solís
Imagen de Pixabay



jueves, 11 de julio de 2019

El triángulo que a mí me pone a funcionar

0


Me alegro, me alegro mucho cuando alguien se arriesga. No me refiero a que me haga feliz el hipotético hecho de que un tipo se meta en la jaula de un oso pardo en celo disfrazado de osa MILF. No. Me refiero al riesgo en el mundo del arte y la cultura. En este caso es un director de cine quien lo ha hecho, y no es la primera vez. En su manera de entender el cine, Luc Besson es excéntrico, extraño y original, pero por encima de todo hace lo que le da la gana. Y los riesgos que ha corrido, a veces se han convertido en verdaderas joyas del celuloide. Con Léon: El profesional, por ejemplo, se arriesgó confiándole un enorme porcentaje del peso del filme a una jovencísima y emergente (y desconocida y adorable y asombrosa y terriblemente adulta para su edad y precisa y casi perfecta) Natalie Portman. Con El quinto elemento se expuso al peligro ofreciéndonos ese sórdido futuro electro-ciber-barroco alrededor del cual se desarrolla una extraña trama a contrarreloj de antiguos seres divinos y alienígenas traficantes de armas. Claro que respaldado por la triada Willis-Jovovich-Oldman, lanzarse a la piscina es mucho menos traumático. Si además se añade una buena historia y una dirección innovadora y atractiva, el resultado es cine para la posteridad.

Recientemente ha saltado sin paracaídas mostrando al público uno de sus últimos trabajo: Lucy. Sin destripar ningún dato de la trama, se podría decir que la historia y la estética se nutren de varios títulos míticos que más de uno reconocerá en cuanto presencie algunas escenas. Sin embargo, al final no se parece a nada en su forma de contarla. A mi modo de ver, el filme se divide en tres películas diferentes, irremediablemente relacionadas entre sí, pero muy diferenciadas y marcadas por separado. Por un lado está la ciencia pura y dura, representada por Morgan Freeman y su eterna elegancia en pantalla; incluso interpretando a un científico, que ya sabemos que no tienen estilista. Besson le sigue por varios simposios y conferencias en los que va desgranando los resultados de su extensa investigación sobre la capacidad cerebral en forma de teorías no demasiado descabelladas. Él es el pragmatismo, el dato, el artículo de la revista de divulgación.

Por otro lado, la otrora musa de Woody Allen, la protagonista, Scarlett Johansson, enarbolando la bandera de la ficción más fantasiosa, la que te hace pensar en que lo que están viendo tus ojos es del todo increíble. Y no quiero decir increíble como sinónimo de asombroso, quiero decir que no te lo crees. Mientras, en paralelo y de forma gradual, el bueno de Morgan te va dando las pistas necesarias para que cambies el prisma con el que presencias semejantes derroches de poderío. A su vez, entre despliegues cada vez más creíbles del poder del cerebro, Lucy (el nombre de la primera hembra de homínido) encarna la parte humana, la vulnerable a pesar de todo, la del conejillo de indias que es plenamente consciente de lo que está viviendo, de que su capacidad la hace conocedora del frágil papel que jugamos como individuo dentro del inconmensurable engranaje de la existencia y los sentimientos encontrados que eso le genera. (Prestad atención a la escena en la que llama a su madre).

Y por último, la tercera punta del tridente en el que he convertido esta pieza de entretenimiento sesudo y metafísico en formato blockbuster: los malos, liderados por el siempre correcto Min-sik Choi. Y la persecución de éstos por parte de los buenos, claro. Así nos entendemos todos, además son términos tan antiguos como eficaces a la hora de describir cualquier película de acción. La acción… Ese género que sin el apoyo de una buena historia siempre se me queda corto; la trama de mafiosos despiadados que convierten cualquier situación en una ensalada de plomo. La sección primitiva del largometraje, los simios bien vestidos capaces de apretar un gatillo y hacerse tatuajes. Los dueños de la calle. Primates.

En un punto de la cinta, las tres líneas convergen en un estallido y es cuando comienza el verdadero espectáculo para los sentidos y el auténtico reto para la sesera. Llegado el momento del clímax catártico de la protagonista, una sucesión de bellas imágenes nos transporta a través del tiempo (desde la mítica y en este caso simbólica Times Square) hasta que éste deja de tener sentido y asistimos a una de las metáforas más hermosas que he visto sobre el origen del universo.

Entretanto, la trama de buenos y malos va dando bandazos de un lado a otro alrededor del núcleo del desenlace de la historia, mientras la ciencia, resignada, se queda mirando como la naturaleza vuelve a superarle.

Habrá quien piense que sólo es una película de acción con súper heroína incluida y que el responsable de tamaña locura se ha debido volver loco o haber fumado mucha hierba para perpetrar esto. Pero un servidor piensa que tiene muchas lecturas y todas ellas interesantes y desde muchos puntos de vista. Tanto del lado científico (e incluso divulgativo) como del metafísico o el filosófico, se le puede sacar bastante jugo.

Si te parece que es creíble o, al menos, no te importa que un vampiro diurno que brilla al sol y que solo aparece por el instituto en días nublados nunca se haya planteado asistir a clases nocturnas, y sin embargo te parece irrisorio que una chica desarrolle al máximo su capacidad cerebral y sea capaz de controlar la gravedad, por ejemplo, esta peli no es para ti.


Filmografías:





Texto y fotomontaje de A. Moreno
Imágenes extraídas de Pixabay y este sitio
 

martes, 9 de julio de 2019

Vivencias

0

PA090186
Llegas al punto en el que, desde el cuarto de baño, le pides a tu novio que te traiga un salvaslip. Ya, la confianza, os hace reíros de las ventosidades o usar la ropa interior del otro, cuando os ducháis en su casa y no llevais muda limpia. Habéis recorrido tantos kilómetros juntos que la carretera sabe cuando os agarráis la mano en la palanca de cambios o que la derrota tuerce los cuerpos y los acerca a la ventanilla. También sabe del acelerar de las discusiones. Sin embargo esa suma que se une a conversaciones y más vueltas de reloj: a veces no son suficientes.

[audio="http://www.ivoox.com/vivencias_md_464366_wp_1.mp3"]

Ir a descargar


Audio, texto e imagen: Saray Pavón

domingo, 7 de julio de 2019

Biopsia

0

Espero el resultado
y surge la palabra aceptación.

En ella hay algo lento
que se mueve con fuerza
como savia que alcanza brotes altos.

En ella hay una luz que cuesta comprender,
lo mismo que en la ola que rompe contra el dique
y pese a ello vuelve.

Espero el resultado de la prueba
y pienso en la palabra acptación
como un punto de apoyo
                                o de partida
sin miedo al otro lado de mí mismo.



Poesía de Juan Manuel Romero
Imagen de Pixabay


viernes, 5 de julio de 2019

miércoles, 3 de julio de 2019

Exposición: huellas - raíz, de Mané

0

Anunciamos una exposición que aún estás a tiempo de ver. Desde el día 13 de junio hasta el 17 de julio en la Galería del Corral, Alameda 39 (Sevilla), podrás disfrutar de la obra de Juan Manuel Álvarez Romero, Mané.

Después de su exposición en Gerona “Galería Art en Brut” nos trae a Sevilla, desde Galicia -donde reside actualmente-, una serie en pequeño formato donde, con su particular lenguaje, nos manda un mensaje reflexivo sobre la búsqueda de nuestras huellas - raíz, y las acompaña con una muestra de su recorrido creativo de la última década basada en sus trabajos realizados en diversas ciudades españolas. Pintor y escultor y poeta, centrando su carrera y su desarrollo artístico, sobre todo, en el dibujo y oleos, un leguaje onírico, poético y plástico lleno de simbología y crítica reflexiva sobre la condición humana. Tanto por su trabajo como por su movilidad es uno de los artistas andaluces más interesantes y de un lenguaje más universal y reconocido.

Aquí puedes ver su blog.



Después de la última vez

0


Cuando nuestros rostros se vean serios en la foto, aún riendo,
y vayan tornándose del color de la memoria de otro tiempo.

Cuando nuestros sueños ya no interesen a nadie,
Ni merezcan ser soñados ni ser secretos.

Cuando todo el tiempo pase, después de la última vez,
¿será eso envejecer?
¿será el olvido estar muerto?


Texto de Antonio Ramírez
Imagen de Pixabay

lunes, 1 de julio de 2019

True Detective

0


Resecos los ojos de no querer pestañear mientras te adentras en True Detective. Antología de lecturas no obligatorias. Esperan otros quehaceres pero querrás disponer de 24h enteras para estar a solas con el libro y tener amigos que lo hayan devorado para hablar sobre él y que así la palabra fin que resuena al cerrar las tapas del tomo no sea tan rotunda. Querrás que esto sea un punto de inicio... y puedes conseguirlo: bebe más relatos de Hammett, sumérgete en otras obras de Pizzolatto, indaga en Bierce, Ligotti... revisualiza la serie con el cerebro alimentado de ideas y un cuaderno para anotar las evocaciones y luego ven a compartirlas conmigo.


La mayoría de los relatos incluidos se conectan con la serie a nivel psicológico (la obsesión que le ata al caso sin resolver, la misantropía, etc.), estético (te sumergen en un mundo sombrío y turbio con pinceladas de ambientación de pesadilla, aunque los reales monstruos no sean seres imaginarios sino personas de carne y hueso) y están deliciosamente explicados por Iván de los Ríos.


"Allí aparece el secreto que Lovecraft llevaba en los bolsillos cuando murió en Nueva Inglaterra más ateo que las ratas" bajo un montón de páginas que tal vez tenían en la portada la palabra guión. Hizo su metamorfosis kafkiana y nosotros, "Durante esos ocho capítulos que fuimos esperando con impaciencia, o que deglutimos de un trago...", quedamos deseosos de seguir enlazados al universo True Detective.


"Vivos estamos todos, pero algunos nos hemos quedado dormidos en el regazo del miedo y la distracción, sobre los muslos de la esperanza..."*, aguardamos allí deseando un cambio "aunque a la larga, como un castillo de naipes, todos los simulacros se derrumban."**


Lo bueno de leer rápido es que vas desmenuzando las historias a un ritmo frenético y te sacias antes, lo malo... el final, aunque esté en la misma página para todos, es como si se adelantase. Y eso, cuando te apasiona un libro, es como un padrastro mordido o una quemadura en la lengua que rozas una y otra vez a sabiendas de que así no va a sanar nunca (Tyler lo sabe muy bien); y a veces hacemos pausas innecesarias queriendo evitar encontrarnos con todas las páginas apiladas en la palma izquierda.


Hay lecturas que sabes que volverás a pasar por ellas, disfrutándolas como si fuera la primera vez y extrayéndole más jugo y ésta entra en ese lote.

PD: También, si te gusta este estilo de novela, puedes degustar su Galveston.

*Iván de los Ríos.
**El policía de las ratas. Roberto Bolaño.


sábado, 29 de junio de 2019

El arte ensimismado

0

Este post va a tratar de varios libros que tienen que ver con el arte. Empiezo con "La imaginación y el arte en la infancia" de L. S. Vigotski que habla de imaginación dinámica cuando dice que los niños "no se limitan en sus juegos a recordar experiencias vividas, sino que las reelaboran creadoramente, combinándolas entre sí y edificando con ellas nuevas realidades". Sacamos también en claro que "la actividad creadora... se encuentra en relación directa con la riqueza y variedad de la experiencia acumulada" y que la imaginación puede generar sentimientos reales: miedo, satisfacción, etc.

En el Arte ensimismado de Xavier Rubert de Ventos se habla sin ese lenguaje críptico y fangoso sobre el arte moderno (desde la música electrónica hasta la filosofía). En el arte no figurativo o abstracto plantea que la realidad sigue interesando pero no se cree ya poder hallarla en los claroscuros de su epidermis; la obra de arte se hace objeto ella misma y mantiene que el artista no será tanto el constructor de la obra como su desvelador, el que ayuda al parto de dicha realidad.

Y la Perspectiva como forma simbólica de Erwin Panofsky define la perspectiva como una intersección plana de la "pirámide visual" que se forma al considerar el centro visual como un punto donde se conectan los diferentes y característicos puntos de la forma espacial que queremos obtener; proyecta que la curvatura del ojo hace que no visualicemos objetivamente la realidad: procesamos las imágenes para obtenerla y la representamos como "debería ser" no como la captan nuestros sentidos. Hace también una retrospectiva y marca el punto en el que se comienza a percibir como en la actualidad.

jueves, 27 de junio de 2019

Entrevista a Margo Cilker

0

Hace poco tuve el placer de conocerla y ahora puedo descubrírosla. Margo Cilker, una simpática californiana afincada en Bilbao, cuyo Country/folk se inspira en grandes como Neil Young, Wilco, Lucinda Williams o Bob Dylan. Sus canciones son muy especiales, os animo a dedicarles dos minutos… ¡Sentimiento en estado puro!

La i Crítica – Hola Margo, empecemos hablando de tí. Habiéndote criado en Silicon Valley, ¿cuándo empezó a interesarte la música Country?

Margo Cilker – Pues, aunque crecí en Silicon Valley, siempre pasa­ba mucho tiempo en el campo. Mis abuelos maternos tenían una finca. Allí pasaba los veranos... cantábamos música eclesiástica y canciones folk, rollo Woody Guthrie y Neil Diamond. Con 18 años me di cuenta de que había un mundo musical con raíces country esperándome. Una amiga me pasó un video de Gillian Welch y Old Crow Medicine show tocando una versión de The Weight. Esta mú­sica me condujo a estudiar en South Carolina. Seguí la música. Bus­qué cualquier oportunidad que pudiera encontrar para tocar… en bares, jam sessions y tal. ¡Mi experiencia musical en el País Vasco es otra etapa!

LiC – Llevas ya dos años afincada más o menos de forma estable en Bilbao, donde sin embargo el Country/Folk es un gran desconocido. ¿Esta circunstancia ha supuesto alguna ventaja para ti, o al contra­rio? ¿Cómo recibe el público tu música?

MC – Una noche, un amigo me recomendó que pasara a una jam que tenían en un bar de Getxo. No fui con la intención de tocar, pero hubo un hueco, subí al escenario y canté por Janis Joplin. Me di cuenta de que aquí se aprecia mucho este tipo de música –no es específicamente música country, pero es más música con alma–. No sé describirlo exactamente… Aquí en Bilbao soy única. No hay nadie como yo: que tenga mi historia, mis triunfos y fracasos. Creo que me dan conciertos porque parece que tengo autenticidad, pero la verdad es que yo había forjado mi identidad previa­mente en los EEUU. Tuve que renacer como artista. No fue sencillo. Nacer estadounidense no me hizo la mujer que soy. El público recibe mi música con entusiasmo porque yo transmito mi música con entusiasmo.

LiC – Puedo certificar eso… Hablando de tu disco, ya han pasado dos años desde que lo sacaste. Boots and Spain and Boots Again, ¿por qué ese título?

MC – Este álbum fue mi primer intento de plasmar mi mú­sica. La verdad es que no pensaba mucho en cómo hacerlo. Había escrito Bootheels en los EEUU. Luego escribí Texan y Asturiana mientras vivía en Bilbao por primera vez. En esa época escuché Boots of Spanish Leather de Bob Dylan, y me di cuenta de dos elementos: botas y España. Me gus­tan los títulos que dan un sentido de espacio o lu­gar al álbum. Siempre me han gustado álbumes como Blood on the Tracks del mismo Dylan o Nebraska de Bruce Springsteen.

LiC – Buenos referentes sin duda, qué grandes… Las canciones de tu disco, como el buen vino, nos cuentan la historia que las llevó a la vida, ¿cuál y por qué es tu preferida?

MC – La canción Asturiana sigue siendo muy misteriosa para mí. No tuve que pensar mucho al escribirla... simple­mente ocurrió. La canción está llena de imágenes. Es un bello recopilatorio de mi experiencia por el Viejo Continente.

LiC – ¿Tienes en mente producir un videoclip en algún momento?
MC – Me encantaría pero quiero que surja orgánicamente. ¡Algún día!

LiC – Durante tu carrera has dado conciertos en los lugares y países más variopintos, ¿hay alguno del que guardes especial recuerdo?

MC – El año pasado canté en una boda de una pareja de Bilbao, me hizo mucha ilusión que confiaran en mí para ser parte de su celebración. En esta última gira con mi grupo (Field Heat) hicimos un concierto en Polonia. Fue muy divertido. La gente allí respondió bien a la música. Aprecio muchísimo la oportunidad de viajar y co­nocer a gente diversa en su propia tierra.

LiC – También has conocido a muchos artistas, ¿Cuáles te han im­presionado más, o recuerdas con especial cariño?

MC – Lo mejor de mi trayectoria musical en este momento es cono­cer a otros músicos que están de gira como yo. Me inspiran tanto como me inspiran los artistas con mucho éxito y fama. Me encanta cruzarme con otros músicos con los que puedo charlar.

LiC – Entre bastidores nos comentabas cómo te venía la inspiración a la hora de hacer tu música, y cómo la evolucionas... ¿Podrías ex­tenderte un poco para nuestros interesados lectores?

MC – Yo siempre estoy escribiendo. Tengo muchos cuadernos llenos de versos que algún día, ojalá, formarán parte de una canción nueva. Escribo mucho sobre mis propias experiencias. Me siento muy libre con mi arte porque me corrijo poco. Confió en mis líneas. Escucho a mi intuición. ¡Se nota en mis canciones! Escri­bo de sitios diferentes. La geografía y viajar me inspiran muchísimo.

LiC – Ahora una un poco más complicada, ¿Qué significa para ti el Harvest de Neil Young?

MC – Este invierno pasado fue una temporada muy difícil para mí. Vivía en casa con mis padres. Trabajaba en una pa­nadería. Me sentía un poco estancada. Out on the Weekend me golpeó como un tren de carga (como decimos en inglés). Cuan­do escucho el tema, es una experiencia visceral. Neil Young expre­sa mucho con su música; con la harmónica y la guitarra. Neil, como yo, sabe del aislamiento y la soledad. Alabama es increíble. Él vivía en California durante aquella época de su carrera; por eso creo que conecto tanto con esas canciones.

LiC – No hay duda que llevas la música en tu ADN… Por otro lado, parece que has venido a España para que­darte... para acabar, ¿Qué es lo que más te atrae de nuestra forma de vida y cultura?

MC – La primera vez que vine a Bilbao, lo que más me impresionó fue la cultura de salir, estar en la ca­lle. Veía a gente de todas las edades reunirse en los bares, en las plazas, etc. En los EEUU estamos más en nuestras propias casas con la familia cercana. Me ima­gino que en el futuro pasaré tanto tiempo en España y País Vasco como en California.

LiC – Muchas gracias por compartir con nosotros tu esencia y reflexiones. Estoy seguro de que, con artistas como tú, el Country será menos minoritario en España. ¡Esperamos volver a verte de nuevo, que tengas mucho éxito y hagas realidad tus sueños! Un caluroso abrazo de todos nosotros.

Podéis escuchar su EP (y apoyarla por unos eurillos) en:
www.margocilker.bandcamp.com

O saber más, ver vídeos, próximos conciertos, etc. en:




Una entrevista de David Losada
 

martes, 25 de junio de 2019

Ser & Tiempo

1


Éste es tu tiempo Aure,
éste es mi tiempo,
el tiempo que no cesa en la batalla.

Corre del Sur, sin prisa, a la utopía,
va de la primavera hasta la noche,
del cuarzo a la locura,
sucumbe ante el asfalto de la calle
y expresa su temor por lo evidente.

Tras sus gafas oscuras
oculta la atracción que lo domina:
ser tiempo es aceptar el maleficio
de no poder parar ningún reloj.


Poema de Aborojuan, febrero de 2017.
Obra del artista plástico Aure Gallego.




domingo, 23 de junio de 2019

El bolígrafo rojo

1

Tras leer el poemario titulado así, de Juan José Mediavilla (podéis escuchar un par de poemas de No Personal en un programa de radio que hice), me surgió hacer este poema-guiño poético para él.

Es mentira llorar sin instinto,
el mordisco de las palabras gastadas, 
la luz de esta bebida, 
el olvido. 

Que la frustración acaba en la cama
o callar gritos con la dinamita por las venas.
Las explicaciones largas,
la brevedad de un beso.

Es mentira
que la guadaña huela nuestras nucas,
las terribles pesadillas y la monotonía 
de los animales lejos del cautiverio.
-Ya vendrán-.

Es mentira el momento preciso,
el color de la locura o, callar,
el bolígrafo rojo escribiendo amor.

viernes, 21 de junio de 2019

miércoles, 19 de junio de 2019

[DES]ORIENTACIÓN

0



Mecanismo de defensa

Esta manía de dormitar en el sillón
distanciada de la cama de los amantes
-no me puedo permitir ahora ni una pensión-

con la espalda doblada
desertando de todas las dudas que me invaden
-¿estamos condenados a desolar pechos,
a ser icebergs?-

este hábito de no contagiarme de cariño
que se adhiere en las pieles solitarias

este temor a que me arranquen en afecto

el que no se merece nadie.
(Completamente inédito)



Poema de Ana Patricia Moya, Periquilla de los palotes 
Ilustración de Mario Arévalo

lunes, 17 de junio de 2019

Rock the coast 2019. Segunda parte

0



Antes de que se me olvide, que ya estoy mayor (no tanto como Klaus), quiero comentar, y dejando claro que nadie me paga por esto, ni por casi nada de lo que hago, que me alegro enormemente de que sirviesen la cerveza local. Por suerte, la Victoria está muy buena, sí señor. Si me quieren pagar en especies no me voy a quejar.

Dicho esto, vamos a por el sábado, que viene cargado de todo. Bueno, malo, regular y Jinjer.

Un último vistazo al merchandising oficial, totalmente saqueado ya, y a la sombrita, a disfrutar repancingados de unos Freedom Call más que correctos. Power de la vieja escuela a muy mala hora para ellos. Desmontaron mi teoría de "a mayor latitud norte, horarios de sol más criminales". Además los alemanes ya están acostumbrados al clima de la Costa del Sol.

Hora del papeo. Mientras oíamos de lejos a los Von Hertzen Brothers, investigamos los food trucks de la zona del castillo con más Victoria refrescando el gaznate. Nos decantamos por los burritos, quizá sugestionados por la cercanía con Mijas. Si la comida de los demás puestos estaba igual, otro puntazo a favor del festival. Lo que oí desde las alturas me gustó. Había investigado poco esta banda pero tienen un rollo muy fresco y accesible.

Con el burrito aun bajando por el esófago corrimos al escenario 2 donde estaba a punto de desatarse la locura. Estos chicos, con Tatiana Shmaylyuk al frente, merecen estar en primera línea en el olimpo del metal. Como ya dije por redes sociales, deberían estar llenando estadios. Una técnica brutal, una mezcla de estilos sencillamente abrumadora y una frontwoman comiéndose el escenario y, si la dejan, al mundo entero. Para mí, la mejor actuación del festival.

Después de semejante descarga les tocaba continuar con la tralla a los albaceteños Angelus Apatrida. Otra muestra de que estamos mayores: los vimos sentados en la grada. Los hermanos Izquierdo y sus huestes se marcaron una masterclass de thrash  de una hora en la que no dejaron títere con cabeza, muy en el tono de su último disco Cabaret de la guillotine.

En el breve cambio de escenario, nos colocamos frente al 1 para ver a los suecos Dark Tranquility, que tocaban en el 2. Ahora entenderéis el porqué. Es la segunda vez que los veo y en esta ocasión les han mejorado el horario. Aquella vez tocaron a las 4 de la tarde. En esta, a las 5, con la fresquita. La única pega, lejos de ser su culpa, es que no sonaron muy bien. Algo que empañó una actuación milimetrada de unos tipos ya veteranos que no defraudan en vivo.

Con muchos huecos por la zona media del público y gracias a que vimos a Dark Tranquility en diagonal,  pudimos colocarnos a una distancia más que aceptable frente a mis queridos Magnum. Material nuevo, clásicos indiscutibles y una ejecución perfecta. Bob Catley, como siempre, en contacto permanente con el respetable, perpetuando una leyenda que lleva llenando el mundo de magia desde el 72 (aunque el primer album fue publicado en el 78). 
Se dejaron atrás Just like an arrow :(
Pero tocaron Vigilante :)

Sin movernos de escenario, aunque buscando una sombra para estar preparados ante lo que se avecinaba, vimos, algo más lejos, a los segundos suecos del Main Stage 2: Opeth. Camaleónicos, versátiles y virtuosos. Mikael Åkerfeld es un tipo genuino. No solo canta lo que le echen y toca como toca, también tiene un gran sentido del humor. El sonido mejoró bastante con respecto a sus compatriotas y fueron saltando entre épocas con la maestría que les caracteriza.

Miguelito Peluca, como se autodenomina el bueno de Mikael dio paso a quien dijo ser uno de sus mayores ídolos. Y de muchos de los que esperaban ansiosos la actuación de Rainbow. Ritchie Blackmore lo tenía fácil para contentar a todo el mundo. Solo debía desencadenar una serie de clásicos indiscutibles de la historia del rock que él mismo ayudó a forjar tanto con Rainbow como con Deep Purple. A destacar, la poderosa interpretación del chileno Ronnie Romero. Este increíble vocalista lleva sobre sus hombros desde hace varios años una pesada carga para nada fácil de aguantar. No solo tiene la ardua tarea de estar a la altura, además la responsabilidad de hacer suyo un repertorio de voces legendarias que han pasado junto al guitarrista a lo largo de su carrera: Ian Gillan, Ronnie James Dio, Glenn Hughes, David Coverdale, Joe Lynn Turner y Graham Bonnet. Casi ná.

Aplaudiendo mientras corríamos, nos dirigimos raudos hacia el castillo para pillar el máximo tiempo posible a los Twelve foot ninja en detrimento de The Darkness. Un espectáculo absoluto. Únicos en su especie. Inclasificables, te hacen mover la cabeza como un poseso y, en la misma canción, te ponen a bailar. Un gran descubrimiento que pude investigar semanas antes y que hará las delicias de los más curiosos e inconformistas.

Pero todo no podía ser bueno. Aunque nos pudimos colocar en primera fila (la foto habla por sí sola), lo peor estaba a punto de llegar cuando nos comíamos un sandwich y los minutos para ver a los grandiosos Conception. Una de las bandas más infravaloradas y olvidadas de la historia. Y parece que la mala suerte también quiso contribuir aun más en ese desprecio. El cambio se hizo rápido pero algo iba mal en las pruebas de sonido. Tanto, que además de la media hora que se indicaba de cambio, tuvimos que esperar otros 30 minutos para que se solucionase Dio sabe qué fallo técnico. Con el público enfadado y desesperado, salieron a escena para llevarse una ovación como pocas se había visto en todo el festival. Se les quiere, sin duda. Nos encandilaron con casi (si no) todos los temas del nuevo EP y algunos clásicos como A virtual Lovestory o Gethsemane. Pero tras interpretar la reciente My dark symphony, el gran Roy Khan confirmó lo inevitable: El show tenía que cortarse para cumplir horarios y no agraviar a la siguiente banda (Dry River). Nuestros enfervorecidos "one more song" no sirvieron de nada. Él lo intentó por todos los medios, pudimos ver su gesto en plan "venga, solo una más, ¿no los escuchas?". Pero nada. Nos prometió que volverían a España y tomamos nota. Parece que la calidad de la banda trasciende fronteras intergalácticas porque volvimos a encontrarnos con los Alien Rockin' Explosion y los vimos bastante afectados por lo sucedido. :(

Después del bajón y, sabiendo el camino que nos quedaba de vuelta, abandonamos el recinto con ese mal sabor de boca (evidentemente no por mis bocatas, que estaban de muerte) que nos dejó el corto pero espectacular paso de Conception por primera vez en nuestro país.

Hasta aquí un magnífico fin de semana de rock, sol y buen rollo. Un gran festival por fin en Andalucía que, obviando algunos detalles de organización y de dominio hombruno que mencioné en la primera parte, merece cinco estrellas. Ya estoy contando los días para la siguiente edición. Enhorabuena.

Ah, una cosa más. Jinjer.

Texto y fotos de A. Moreno

Entrevista a Mariam (VOLPA)

0


El punto de encuentro está cerrado por vacaciones así que vamos andando hasta uno de los muchos bares de Nervión. Comenzamos por preguntas básicas para que los lectores ubiquéis a Marian en la sociedad, quién es y cuáles son sus motivaciones para emprenderse en esta aventura.

Antes de comenzar aclaro que el término “Sur” es usado, generalmente, para hacer referencia a las zonas más desfavorecidas del planeta que, casualmente (o no), se encuentran en ese hemisferio.

Nacho Delgado: ¿De dónde eres y dónde estudiaste?
Marian: De Dos hermanas, Sevilla. En la universidad de Sevilla hice la licenciatura y un experto de pedagogía, un experto en sexología y actualmente estoy terminando el master de género e igualdad en la UPO.

N: ¡Cuántas cosas! Y… ¿En qué colegio estudiaste?
M: mi cole era… el de enfrente de mi casa jaja, el de mi barrio.

N: ¿Por qué elegiste Entreculturas?
M: Llegué a Entreculturas buscando un voluntariado que no fuese tanto de campo, si no que me permitiese trabajar con un grupo de personas de manera más teórica, en una perspectiva de cooperación. Al llegar se rompieron todos esos esquemas.

N: Claro, entraste pensando eso y te vas a ir un año entero a otro país.
M: Exacto. Una amiga si conocía la ONG, al comentarle que quería tomar contacto con el Sur me habló de ellos y el programa VOLPA. Fuimos en busca de hacer esa experiencia pero cuando llegamos, Fernando dijo que el programa era de un año o dos… y ¡me vine abajo muchísimo! La situación en casa no estaba para irme tanto tiempo y también me daba miedo por ser mi primera vez fuera. Esperaba una toma de contacto… 2 o 3 semanas, incluso de un mes a 3 meses… pero no tanto. Me explicaron la Experiencia Sur, disponible para los voluntarios de Entreculturas, y me ofrecieron a quedarme. Entré como pedagoga, en el grupo de educación. Me empecé a familiarizar yendo a los encuentros, hice un poco de piña y familia con la gente y… al final no hice la Experiencia Sur. Me quedé aquí y ahora que mi vida es mucho más estable (incluyendo mi situación familiar). Ahora si encuentro que es el momento de tener contacto de uno o dos años fuera de España.

N: Entreculturas es una ONG de los jesuitas, una orden religiosa. ¿Supone eso algún problema?
M: Para nada, nunca lo ha supuesto. No me considero católica pero si creyente y todos los valores que tengo los comparto con el grupo. Nunca he sentido la religión católica chirriando en mi cabeza o incomodándome, mas creo que Entreculturas ha limpiado la imagen que tenía de la Iglesia, he visto que no es lo que pensaba.

N: ¿Cómo ha sido la formación durante estos 9 meses?
M: VOLPA ha sido increíble, podría marcarse como un antes y un después en mi vida. He profundizado en lo intrapersonal y evolucionado enormemente; me siento más coherente con lo que pienso, digo y hago. Me ha clarificado lo que quiero en mi vida… me parece una formación súper completa. No es un “ahora te soltamos en el sur y ya haces lo que veas porque tienes buen corazón y quieres echar una mano”. Es algo mucho más profundo. Si vas allí, la influencia es recíproca y eso hay que trabajarlo para que el encuentro sea enriquecedor.

N: ¿Qué crees que puedes aprender de esta experiencia?
M: Esa pregunta es muy difícil… No lo sé, porque he procurado hacerme las menores expectativas posibles. Sé a lo que voy pero no lo que encontraré. Espero una acogida, un permitirme que comparta experiencias, que me dejen vivir con ellos su día a día, las problemáticas que hay y búsqueda de soluciones. O sea, unir varias realidades. Voy a darme a mí misma, que creo que ya es bastante. Tengo muy claro para qué quiero ir. Mis tíos siempre me dicen “quédate, métete en el Vacie o en las Tresmil que también es un pequeño Sur y no hace falta que te vayas”, pero quiero tener ese contacto fuera de mi zona de confort, desarrollar esas habilidades y ese crecimiento personal para realmente ser un referente. Cambiar la sociedad empezando con uno mismo.

N: Has hablado de “Ellos” ¿Te han dicho ya a dónde te vas a ir? ¿Cuándo?
M: Sí, ya tengo destino. Me voy el 15 de enero a Ciudad Sandino, Nicaragua (a 10 km de Managua), en un proyecto de Fe y alegría. Básicamente es formación al profesorado en temas de coeducación y género. Ese es el perfil que piden, luego allí se hará de todo.

N: Son temáticas muy relacionadas con tu formación, ¿Ha sido intencionado?
M: Sí. La coordinadora de VOLPA, viendo mi perfil, determinó que era el más idóneo para este proyecto. Una escuela necesitaba una persona con pedagogía y experiencia en coeducación y género… estaba hecho para mi jaja.

N: ¿Te sigue asustando la idea de irte un año entero fuera en este plan?
M: Sí, claro que sí. Pero ese mismo miedo sirve de impulso. El miedo es necesario, te mantiene alerta y viva, o sea, con ganas e interés de querer ir. No te retrae o te paraliza. Asusta el desconcierto de qué vas a encontrar y el saber que hay un proceso duro de conflicto o de acostumbrarse a una nueva realidad. El ocio, las costumbres… no son iguales que aquí. Precisamos de un periodo de adaptación. Además yo nunca he estado fuera de mi casa (siempre he vivido con mis padres) y es un paso increíble. Pero estoy segura al 100%.

N: Tu familia… ¿Qué dice?
M: Medio qué. Mi madre me apoya desde el principio al 100%. Creía que me iba a caer del proyecto, pero cuando vio el avance y mi rotunda convicción... comparte mi motivación. La gente lo compara a irse a Londres a buscar trabajo y no es lo mismo, no voy a buscar trabajo y a traerme dinero, al revés, me va a costar dinero ir; pero quiero ir. Entonces… la mayoría de mi familia lo respeta pero mis tíos, que son mis padrinos, lo llevan peor. Son los de “Por qué te vas, no tienes necesidad, por qué te quieres acercar al sufrimiento… tienes la suerte de haber nacido en esta sociedad,…” y yo siento que también es mi responsabilidad. Esa realidad no es externa a mí. Es responsabilidad de todos. Es difícil que te entiendan en ese discurso si no están sensibilizados con el tema… se hace lo que se puede jajaja.

N: Cuando vuelven otros voluntarios, el periodo de readaptación es complicado. ¿Cómo te preparas para eso?
M: Ese ha sido uno de los últimos bloques de formación: la vuelta. De nuevo paciencia, un periodo de asimilación; de consolidar todo, sellar la experiencia vivida y de ser consciente del choque cultural que hay. La comparación de lo que tenemos aquí con cómo ha sido mi vida allí, el que a lo mejor mis amigos hablen de cosas que ya no me interesen… perder el hilo que lo que hable mi alrededor o mi núcleo cercano, para mí, esté vacío de contenido. Dejas aquello, la realidad en la te has sumergido un año, pero vuelves con muchas ganas de ver a los tuyos. Hemos trabajado el intentar, los meses previos a la vuelta, ser menos imprescindibles, ceder el liderazgo de las actividades… como ir yéndote despacio para que no cueste tanto y no se note la ausencia.

N: ¿Y qué me dices del grupo que se ha formado de voluntarios este año?
M: Hemos tenido suerte: ya no las veo como mis compañeras de VOLPA. Somos amigas. Quedar para tomar algo, celebrar las victorias de las demás… Dos compañeras y yo vamos a Nicaragua y 2 van a Managua, a 10 km. Somos afortunadas y el tener esa química entre nosotras ha favorecido a que el proceso haya sido mucho más enriquecedor. Y con los formadores igual. Mi acompañante es Fernando y para mí es un amigo con el que puedo contar y me hace de espejo a la hora de las reflexiones, que no me juzga. Son voluntarios y lo tienen muy trabajado, se nota que creen en el proyecto y eso también te hace a ti más fuerte. Tienen una capacidad de escucha increíble, formamos un clima en el que podíamos ser nosotras mismas sin miedo a que te juzgaran ni nada… solamente por hacer la formación, merece la pena.

N: ¿Cómo animas a la gente a hacer un voluntariado? Ya sea de larga duración como el tuyo o uno a nivel local.

M: No se puede obligar, tiene que salir solo. Con la conciencia, cuando eres consciente de la situación en la que vives, de las desigualdades que hay, la injusticia y eso te pica, te duele y ese es el motor que te arranca a querer hacer voluntariado. No puedes decirle a alguien: “oye, deberías hacerlo porque te va a gustar”. Sale solo. Nunca tuve en mi círculo a nadie que trabajase o estuviese rodeado de temas de voluntariado y salió de mí, fui yo la que dio el paso haciendo voluntariados por mi cuenta; por eso digo que es intrínseco y cuando tú te haces consciente y la realidad en la que vives molesta.

N: ¿Y resulta fácil encontrar un voluntariado?
M: Creo que no. Son muy poco visibles para la gente que no ha tenido personas cercanas en relación con voluntariados. Yo no sabía lo que era hasta bastante avanzada mi edad (29 añitos, risas), aparte de Cáritas o Cruz Roja o cosas así. Mi primera incursión fue en la universidad, con el SACU (Servicio de Asistencia a la Comunidad Universitaria), proyecto COMPI (Compromiso + Integración), que consistía en dar clases a los chavales de instituto de La Barriada de la Plata (Sevilla); clases particulares, de apoyo. Allí se trabajaba todo. Darle matemáticas y motivarlo para que no deje la ESO o cosas así. Al final estás trabajando con personas, no con máquinas, te sientas y lo que tienes que hacer es escuchar. Muchas veces solamente hay que estar….Yo llevo muy a rajatabla el lema del Servicio Jesuita al Refugiado: “Servir, defender y acompañar”. Estar ahí. Entonces… creo que debería hacerse más visible. Tendría que haber más espacios en los que se hablase de los voluntariados, las opciones que hay… aunque nazca de la persona. las ganas de querer cambiar las cosas.


Entrevista de Nacho Delgado
Fotografías de Mariam y VOLPA



domingo, 16 de junio de 2019

Rock the coast 2019. Primera parte

0

Las expectativas eran altas, para qué engañarnos. Esperaba con ansia que llegara este fin de semana para disfrutar de un festival de nivel en el sur de la península. Las esperanzas depositadas en su éxito iban más allá de la satisfacción personal. Si sale bien, habrá más, pensé. ¡Y todo apunta a qué sí, maldita sea! Esa esperanza se ha vuelto felicidad. Triunfo rotundo de asistencia y, aún con sus fallos, de organización. Se echa en falta, eso sí, como bien dice María Neila (Alien Rockin' Explosion, Proyecto Rockin' Ladies) más presencia femenina sobre los escenarios. Esperemos que para la próxima edición este error se corrija. Porque no es ninguna anécdota sin importancia, es un problema serio en el mundo del rock y el metal; mujeres en bandas hay, y bandas de mujeres también, a patadas. Pero apoyo, poco. 

Lo que sí hubo fue un clima perfecto (calor pero no excesivo) y mucha variedad de estilos. Antes de hablar de cada banda que pude ver, debo recalcar que, para ser el primero, la organización estuvo bastante aceptable pero hubo algunos fallos que ojalá se solucionen el año que viene. Como que la entrada al festival y a la zona de pulseración fuera la misma y la falta de coordinación entre equipos de seguridad o que obligasen a rodear el recinto para entrar (y a veces para salir, depende del personal de seguridad que estuviese) por el acceso del paseo marítimo. 

Ahora sí, vamos a por el viernes. 


Tras el caos antes mencionado con el tema de pulsera sí, entrada no, es por aquí, es por allá, llegamos, tarde, a Arkona. Banda rusa que desconocía y que me sorprendió gratamente. Con Maria Arkhipova al frente manejando guturales y voces limpias con bastante soltura, desgranaron un setlist muy interesante basado en el folk más pagano. Gaitas, flautas y mucha caña en este buen descubrimiento. Habrá que seguirles la pista. 

Turno del entrañable Blaze Bayley. Resumo su actuación en una frase del propio artista: un honor haber podido participar en dos discos de Iron Maiden. Humildad y profesionalidad. Sus temas sonaron potentes y no tienen nada que envidiar a los de su paso por la Doncella. Eso sí, The Clansman es un temazo espectacular. 

La mala organización, en este caso de los tres locos que fuimos a esta fiesta de la música, nos obligó a perdernos a Leo Jiménez y Wintersun/Blooodhunter (estos últimos, españoles, en el escenario del castillo, solapados con los nórdicos). En este lapsus tuvimos tiempo para saludar a media tripulación de Alien Rockin' Explosion. Tras el breve encuentro, U.D.O. Nada que demostrar a estas alturas, un clásico y un profesional como un piano. Un show efectivo y para nada efectista. Heavy metal y punto. 

Otro dilema de escenarios: Tarja vs. Absolva. Nos decantamos por la diva finlandesa. Ya disfrutamos de los hermanos Chris y Luke Appleton, que dieron soporte guitarrero a Blaze. Tarja parece que cada noche se sumerge en formaldehído, no envejece jamás, y su voz tampoco, por suerte. Verla y oírla siempre es un regalo. Algunos temas nuevos que ganan bastante en vivo y el ineludible Over the hills and far away de mi querido Gary Moore


Más dicotomías. Dinosaurios del rock vs. Metal contemporáneo. Me interesaba mucho ver a los segundos: Seventh Wonders. Pero también es posible que tenga más oportunidades de verlos a ellos que a UFO. Y bueno, me tuve que comer mis palabras. Qué show, qué grandes, qué lección de veteranía. Sonaron de lujo y se hicieron con el público desde el primer acorde. 

No puedo decir lo mismo de Scorpions. Lo siento. Teniendo en cuenta que, para empezar, me parecen bastante sobrevalorados, la primera parte del set fue muy aburrido. La segunda, los típicos temas, cerrando con un manido Still loving you y con un Klaus Meine bastante decrépito durante la hora y media de espectáculo. Muchas luces, video y efectos pero... 

A diferencia de la eternidad que supusieron los alemanes, Europe se me pasó volando. Temas de sus dos épocas tocados a la perfección, capitaneados por un Joey Tempest inquieto y conectado con el público desde el minuto uno. Un valor seguro sobre las tablas. Una pena, por otra parte, que los Angel Witch coincidieran con los suecos. Más sacrificios...

Y tras lo mejor de la noche, nos vimos obligados a salir por patas y dar por terminada la jornada. En su momento acordamos volver a casa y dormir en nuestras camas para regresar a la mañana siguiente a la carretera. Alerta spoiler: ya no tenemos 20 años

Texto y fotos de A. Moreno 

sábado, 15 de junio de 2019

A ratos

0

Los aeropuertos son lugares extraños. Ahora mismo, sentado en la sala de embarque del vuelo de las 6:45 no se me ocurre ninguno con el que compararlo, y ya que estoy aquí me paro a observar el ecosistema de éste. Es atemporal. Son las 6:01 pero lo mismo podrían ser las 17:54. Todos los humanos que estamos aquí ejecutamos rutinas sociales que nos atrapan hoy día: básicamente mirar la pantalla del móvil sentado en posición parecida a la que adoptamos en el váter. Todos obedecemos a una programación de la que no podemos escapar. Yo mismo, que no tenía pensado escribir nada, hacía lo mismo cuando me ha asaltado esta cadena de pensamientos. Por eso me he puesto a escribir esta chorrada, para intentar joder la rutina programada. En un par de horas cada uno estará en su destino trabajando, despidiendo a alguien, buscando algo, en fin…

Esta rutina social da poco margen de maniobra a los imprevistos aunque a veces pueda colarse algún destello de irrealidad en este agujero de gusano del espacio tiempo que comparto con todos estos desconocidos.

Se sienta a mi lado una pareja de unos 50 años largos. Ella le dice a él:
- Le he dicho a mi hermana que ya estamos aquí. Ya lo ha leído y ahora está escribiendo. Dice que ellos se levantan ahora. Lleva conectada desde las 5:02. Aquí lo pone.

El marido asiente y mira a un grupo de adolescentes que espera frente a ellos.

Últimamente vengo pensando que la gente hablamos demasiado solos. Que realmente al otro lado de las conversaciones de WhatsApp no hay nadie real, sólo parte de esta rutina social de la que hablaba antes. Incluso al hablar por teléfono con alguien de viva voz (cada vez se hace menos) detectas que, mientras, tu interlocutor hace cualquier otra cosa e interrumpe frases o palabras. Porque puede que los teléfonos sean multitarea, pero los humanos cada vez menos.

Esto me ha hecho recordar un poema de Luis García Montero en el que intenta definir qué es poesía. ¿Quizás este instante en sí sea un poema?

La poesía es la voz del que se sabe
vivo y mortal, lo dice Blas de Otero.
Y en conclusión, señores, el poema
no nace del esfuerzo de hablar solo,
es la necesidad de estarle hablando
a una silla vacía.

Texto de Antonio Ramírez
Imagen de pixabay


jueves, 13 de junio de 2019

Valérian: Agente espacio-temporal

0


Recientemente se ha estrenado en los cines "Valerian y la ciudad de los mil planetas", de gran factura visual y entretenida historia, adaptación al cine de la serie de cómics "Valérian y Laureline" por Luc Besson, escritor, director y productor. 
Pero no os voy a hablar de la película, sino de su inspiración; Valérian y Laureline es uno de los cómics de ciencia-ficción más desconocidos y poco reconocidos y a la vez más influyentes de su temática de obras posteriores de todo tipo (películas como Quinto Elemento o Star Wars presentan evidentes influencias).
Viñeta del número "El círculo del Poder" (Grijalbo/Dargaud)
Escena dibujada a raíz del estreno de Star Wars, en la que se plagia conceptos como la taberna galáctica

El primer número de la serie apareció en 1967 de la mano del guionista Pierre Christin, el dibujante Jean-Claude Mézières, y la colorista Évelyne Tranlé, esta serie es una ópera espacial de viajes en el tiempo, que sorprende al lector en cada número por la variedad en la temática y estética, tratando temas  actuales pero situándolos desde una perspectiva distante a lo largo y ancho del espacio-tiempo

Del número "Fronteras Cósmicas" (Grijalbo/Dargaud)

martes, 11 de junio de 2019

El deicidio del siglo

0

Cerró la negra puerta como si fuera la última que cerraba en su vida, con tal ahínco que el eco del portazo resonó en el alma de todos aquellos que se encontraban al otro lado. Hubiera querido que no fuera así, había soñado con otro final. Nada de lo que le dijeran le haría cambiar de opinión, ni siquiera el sudor frío que recorría su febril frente. Ella era una señorita antaño hermosa, de cálida mirada y sonrisa hospitalaria. Era una diosa traída directamente de la antigua Grecia, repartió ilusión y ganas de luchar a una generación entera; bella, inmaculada, siempre dispuesta a otorgar lo justo a quienes creían en la justicia y en el romanticismo que encierra el amor por la honestidad. Ahora, con poco más de treinta años, parece una anciana decrépita y huraña, de lenguaje soez y besos de arsénico, un tenue reflejo de lo que fue, una triste sombra de lo que podría haber sido.  Pero Ella no tiene la culpa de su caída en desgracia, descendió a los infiernos conducida por criaturas de poder inimaginable, extraños seres que otrora vivieron confundiéndose entre nosotros, semejantes en la cuna, diferentes e implacables en su adultez. Estos engendros son defendidos por nigromantes y perdidos idiotas, lacayos de su propia ignorancia. Los mismos que junto al ilusionado resto, que aún cree en hadas y sobre todo en Ella, siguen creando era tras era estas aberraciones devoradoras de felicidad ajena. Cada cuatrienio los astros brillan de una forma especial y se alinean para que la masa se reúna en un orgiástico ritual en nombre de la diosa, y en su nombre dan vida a un nuevo ser que usurpa lo que Ella representa y lo transforma en falacias y medias verdades. Nos embelesan con sus palabras envenenadas, dan esperanzas tan falsas como ellos mismos, juegan con nosotros con indecente vehemencia; somos las piezas que pasean confusas sobre el tablero de su brutal pasatiempo. Y como impíos paganos dieron de lado a la diosa que les dio la vida, aquella que se implantó para hacer el bien, aquella que fue ultrajada por estos monstruos blasfemos. ¿De qué iba a servir el seguir tratando de reconducirlos por la senda de su doctrina? Era lógico que tomara esa determinación. Cerró la puerta, por supuesto, y la cerró en nuestras narices con tanta fuerza que aun resuena en nuestras almas el eco de aquel portazo. Nos dio la espalda como ellos se la dieron a Ella. Pero Ella no tuvo la culpa, nosotros elegimos a los grotescos herejes que cada cuatro años nos hipnotizan con su bola de cristal, y son ellos quienes destrozan con engaños y superchería barata el nombre de la olvidada diosa Democracia.
Texto y dibujo de A. Moreno

domingo, 9 de junio de 2019

...this whole world, so strange and divine.

0

Estoy roto, deshecho. Entiendo que para algunos sea incomprensible sentir esta tristeza por la pérdida de alguien a quien no conocía y que, por desgracia, nunca había visto. Pero es así como lo siento. No había cumplido los diecisiete cuando escuché los primeros compases de Nothing to say. Venía de escuchar Metallica, como tantos otros amantes de esta música en aquella época. Pero ese mestizaje, esa mixtura de samba con guitarras crujientes y una base rítmica potente, lejos de provocarme rechazo, le abrió un nuevo mundo a mis orejas. Y, cuando comenzó a sonar la voz, quedé atrapado, como víctima de un hechizo que fuese lanzado con agresividad y ternura al mismo tiempo. Y gracias a este y otros discos amplié mi tolerancia y mi curiosidad, me dio pie a investigar la vertiente sinfónica y también progresiva del metal. 

André Matos era música, pasión, sentimiento. Su presencia llenaba el escenario y se hacía cercano, pequeño, humilde, mientras su talento se hacía gigante. Un músico de los pies a la cabeza con una sensibilidad y un buen gusto extraordinarios. Además de manejar su prodigiosa garganta (3 octavas y media) como lo hacía, componía, tocaba el piano, el teclado y dirigía orquestas. Consiguió, al frente de sus compañeros en Angra, una proeza solo igualada por sus compatriotas Sepultura: exportar el metal brasileño al resto del mundo. Y, aunque su importancia y renombre habían decaído tras su marcha de esa mítica banda, sigue siendo un referente vocal y un icono de aquella nueva forma de entender el power metal. 

Pero se ha ido. Egoístamente no puedo dejar de pensar que ya no le voy a ver sobre un escenario. Comprendo perfectamente que algunos no entiendan que he llorado por esta persona a la que no conocía. Pero le debo parte de lo que soy; gracias a él descubrí una sensibilidad que quizá ya estuviera latente en mí y él hizo aflorar. Ahora, durante unos días, llevaré conmigo esa melancolía que desprendían sus maravillosas canciones. 

Texto de A. Moreno 
Créditos en la imagen

Igual que quien injerta

0



Igual que quien injerta
sobre la rama abierta el brote nuevo,
así te llevo en brazos al dormirte.
Me ha pesado entender que dando vida
estás atándote a la vida,
y creces cuando ayudas a crecer.
Cada día me ato más a ti
para que corra el tiempo por nosotros.
Te llevo en brazos
pero eres tú quien me sostiene.


Poesía de Juan Manuel Romero
Ilustración de Noemí Villamuza



viernes, 7 de junio de 2019

Concurso: Lo que te salga III (Edición veraniega)

0

La i Crítica, con sede en lugares recónditos, se complace en convocar el 3er concurso interplanetario y multidisciplinar “Lo que te salga”, que contempla dos categorías:

A. Para leer: esto es, cualquier manifestación literaria, ya sea relato, poesía, crónica o whatever.

B. Para ver y/u oír: nos referimos a videopoema, canción, corto, fotografía, dibujo, pintura, etc.
Como guía te brindamos las categorías que ofrecemos en nuestra web. Esta por la que navegas, sí.

BASES:

1.    Pueden participar todas aquellas personas, personitas, personajes y personoides que lo deseen, siempre y cuando estén vivos para disfrutar el premio.  La obra, u obras (no ponemos límites) puede ser inédita, o no. Eso sí, ¡procura que mole! El tema será libre.

2.    Los textos contendrán eso, texto. Nada de imágenes, corazoncitos o gatetes. La extensión máxima será de 2 páginas formato .doc (word), Calibri 12 y con interlineado sencillo. Por lo que más queráis, nada de MAYÚSCULAS a no ser que sea estrictamente necesario y con receta médica. No creo que haya que decirlo pero las faltas de ortografía no están permitidas; ¡queremos conservar nuestras córneas!.
La única restricción es la duración de los vídeos, que no excederán de 3 minutos. Preferiblemente, las imágenes, en .jpg, y a buena resolución, gracias (300ppp está bien).

3.    La obra se enviará a: redaccion@laicritica.es
Pon tus datos en el cuerpo del mensaje y como archivo adjunto el material (para video, adjuntad enlace de Dropbox, wetransfer o drive).

En el asunto se indicará “Concurso Lo que te salga”.
En el cuerpo del mensaje debes  facilitar la siguiente información:
     ●    Título de la obra
     ●    Pseudónimo, si usas de eso.
     ●    Nombre y apellidos
     ●    Fecha de nacimiento
     ●    Dirección postal, no querrás perderte tu premio, o que le llegue a otro.
     ●    Teléfono, si quieres
     ●    Una breve sinopsis de la peli de tu vida artística

4.    Finalidad:
Claro, tenemos un objetivo y es… ¡hacernos con material artístico para nuestra revista o web! Los ganadores serán publicados en el nº6 de La i Revista y los seleccionados tendrán que conformarse con la versión píxel (que no está nada mal, ya vamos por más de 11.000 visitas al mes, se dice pronto pero es todo un logro :D ).

Para los ganadores audiovisuales haremos una breve reseña en la i Revista (nº6) y pondremos un QR-Code que lleve al vídeo puesto en nuestro canal de YouTube :)

5.    Premios
¡Ganadores! Haremos entrega del premio durante el ciclo que hagamos (en Sevilla, ya especificaremos fecha), recibiréis: un ejemplar donde aparece tu obra premiada, un lote de libros, un llavero de La i Crítica y un cd de Postal Rock; si por razones de distancia no pudieras venir a recogerlo lo mandaríamos por correos [si resides en España; si te aposentas más allá de nuestra zona de operaciones… te mandaremos el lote de libros (incluyendo la revista) en pdf (que los costos son carísimos)].

6.    Plazo
Se abre la recepción de obras del 7 de Junio al 27 de agosto (ambos incluidos).

7.    Fallo
Un mes tras el cierre de recepción de obras, es decir, el 27 de Septiembre. Que tenemos que leer y visualizar todo el contenido que nos llegue :) Ese día lo notificaremos en la web, Facebook, Twiter, palomas mensajeras... ¡Estad atentos! Comunicamos que el premio puede quedar desierto.

8.    Difusión
Los seleccionados y ganadores serán utilizados en presentaciones o eventos y los vídeos, además, estarán subidos a nuestra cuenta de youtube. A su vez serán publicados en la web (y en la revista los ganadores).

9.    Derechos
To pa ti, pero nos das tu permiso y nos cedes el placer para que lo difundamos por doquier.

10.    Jurado
Estará formado por miembros de La i Crítica, razón por la cual ninguno de nosotros podrá participar.

11.    Aceptación
Al mandarnos material para participar en el concurso entendemos que aceptas las bases aquí expuestas y que ¡te mola la idea!


Aquí os dejamos los ganadores de los anteriores concursos, por si os ayuda. Pero ¡recordad! ¡No tenemos un único estilo! Nos gustan muchas cosas ;)

-Lo que te salga I.
-Lo que te salga II.



La Redacción