lunes, 30 de noviembre de 2020

Égoga boba

0

Por la mañana el barrio parece estar bien hecho.
Hay destellos brillantes que impulsan la esperanza,
el género en la puerta, una hogaza ecuménica
y un tendero que fía hasta el día veintinueve.
El sol, con su guadaña
va rajando la niebla del domingo,
la soledad del viejo
y los abuelos peinan a sus nietos
con una raya al lado
y rezan a la puerta del colegio
su credo, que es pagano y lleno de ternura.
Los carteros conocen tu vida y tu milagro
y hasta se ponen fúnebres si llegan cartas negras.
Hay hombres que pasean a sus chuchos
y conocen los cauces de la sangre
con sus mil afluentes.
El tipo que ha cruzado con la reina Heroína
tres veces ultramar
hoy confía en el verbo,
ama las bibliotecas,
espera con fervor la luz que rompe el caos
del apagón eléctrico.
En el banco agonizan los dragones sin colas.
Aquí se nutren huevos, los bulbos, las semillas.
Hay mujeres que tajan el manglar del futuro
como sotas de bastos,
amazonas obreras, circes que multiplican cero por infinito.
Y aunque todo se tuerza dentro de pocas horas
y prenda la tragedia de la mesa-camilla
hoy canto en esta égloga que el mundo está bien hecho
y enderezo las sílabas del ritmo endecasílabo.



Frase de Rocío Hernández Triano
Imagen de Pixabay

domingo, 29 de noviembre de 2020

Stand by no sólo es una canción de Extremoduro

0


Hemos retrasado demasiado este momento, lo sé. El p**o virus ha conseguido que nuestro número 6 salga menos que El Cachorro (la gente de Sevilla lo entenderá). Y es una pena, porque le pusimos cantidades industriales de ilusión en un momento en el que no sobraba para nadie, en pleno confinamiento. ¡Y además con 40 páginas extra! 
 
¿Valentía o temeridad? 
 
Me inclino más por lo segundo. 
 
El caso es que decidimos, inducidos por ese sobrante de stock y las nuevas medidas de sanidad (que hay que cumplir sí o sí), poner en pausa nuestra revista en papel hasta que podamos volver a vernos en los bares. Esto no quiere decir que vayamos a dejar de aceptar vuestros manuscritos: si queréis publicar con nosotros, estas son nuestras bases
 
No sabemos cuándo habrá un número 7, aunque esté casi maquetado. Pero si no podemos realizar eventos como antes ni ver de forma tan asidua a la gente que nos sigue no tiene sentido parir un nuevo número físico si no va a ver la luz del sol ni a vosotros, criticoides. La web vive, la lucha sigue. Y las redes sociales no van a parar. Seguidnos, apoyadnos y volveremos con más fuerza e ideas nuevas para cuando toda esta pesadilla acabe. 
 
Firmado con dolor y cariño a partes iguales: A. Moreno
Selfie mañanero e idiota del mismo que os habla

sábado, 28 de noviembre de 2020

Piedrahita

0

"Dios hizo el mundo en siete días... y se nota" es un pequeño gran libro de Luis Piedrahita (de formato pequeño y gran contenido). Aquí vas a encontrar humor puro, duro y de todos los colores. Cosas que son tan obvias que por eso mismo no se te han ocurrido pero al leerlas piensas "tiene sentido", otras más rebuscadas pero bien hiladas y mis favoritas: las ideas cruzadas que empiezan, por ejemplo, en un congelador, pasan por un vaso y terminan en un iceberg donde se choca el Titanic. Reflexiones que te harán pasar un buen rato o maldecir el sistema que nos organiza cuando leemos cosas como lo que dice en la contra portada (que es súper potente por otro lado); para que os hagáis una idea comparto el segundo fragmento: Los zapatos y los pies dicen mucho de la economía y la salud moral de este planeta. En este mundo sólo hay dos tipos de países: aquellos en los que hay más pues que zapatos y aquellos en los que hay más zapatos que pies.

jueves, 26 de noviembre de 2020

Guárdamelo

0

Guárdame el dolor
bajo enero.
Guárdamelo
hoy que quiero ser presente y no herida.
Apacíguame el ego
que quiero amarme en libertad,
que quiero amarme sin redundancias.
Guárdamelo tú,
que siempre fuiste la mano izquierda, la rabia en las ojeras,
la cerradura del búnker,
la mirilla en el tanque.
Tú, que amándome a secas, leíste todas mis cartas,
las que no son para ti,
las que no eran para nadie.
Guárdamelo una vez más,
hoy, que el dolor es compartido,
que siento tu abandono por fin como propio, que tengo pulso para escribirte
y no me siento tuya.
Hoy,
que me dedico la culpa
de no quererte siempre
pongo mi nombre como destinataria y remitente.
Voy a dedicarme todo lo que te mereces.


Frase de Alejandra Torrero
Imagen de Pixabay

martes, 24 de noviembre de 2020

Conjuro

0

Conjuro la vida como si fueran versos
rascando en la superficie de las cosas
teniéndome paciencia.                                                                                                   
He dejado de inventar formas de morir
y, en cambio, construyo mosaicos,
aprendo a comer,                                                                                                       
espero escondida tras la puerta
con el ojo puesto en la mirilla del estómago
observando reír a mis hijos.                                                                                           
La habitación ahora está en calma
célibe, a la espera.
Se van marchando todos los iconos
pronto no quedará nada
ni tan siquiera el eco de los gritos
o la furia o el vacío que desprenden las lágrimas.                                                         
Conjuro la vida como si fueran versos
y dejo los besos para cuando toquen,
por ahora prefiero asistir a mi propia epifanía
e ir devorando poco a poco
este tiempo que huele a principio de todo.

Poema de Laura Frost
Imagen de Pixabay

domingo, 22 de noviembre de 2020

Toma en tus manos

0

Toma en tus manos
este jersey tejido en nudos de memoria.
Consérvalo, porque algún día
recordarás las manos desgastadas
que lo tejieron en las noches de tu infancia.
Y no podrás volver. Y tendrás frío
cuando descubras que vivir
a veces es llorar.
Abrígate con el amor que en el jersey está trenzado:
lo que nos quita el tiempo
ha sido el tiempo quien lo ha urdido
en formas misteriosas y sencillas
que hilvanan nuestras vidas a otras tramas.
Es imposible amar fuera del tiempo,
nada infinito hay que se alcance sin su hebra
aunque la hechura de su amor
nos muestre su belleza en sacrificio
sólo al perder a quien más hondo nos ha amado.
No pienses, como Eliot,
que sólo el tiempo vence al tiempo,
porque el tiempo es invencible.
Más bien realiza hazañas cotidianas:
piensa en mamá, aprende a tricotar
tus horas en ofrenda:
-punto de arroz,
ochos perdidos,
espigas que se cruzan
con las agujas de la vida…-

Ponte el jersey
y teje otro jersey para tus hijos.


Poema de Antonio Praena
Imagen de Noemí Villamuza



viernes, 20 de noviembre de 2020

miércoles, 18 de noviembre de 2020

lunes, 16 de noviembre de 2020

La última carta

0

Que difícil cosa es hacerte una carta.
Escribirte, amarrar palabras que pasan volando con otros rumbos, y atarles los pies con la promesa de dulces al final del camino.
Que difícil tratar de convencer a los renglones, esperar a que se descuiden y romperlos por la mitad ó en tres pedazos, en varios… ó en muchos, y retorcerlos, y jalarlos, y morderlos y meterles a fuerza palabra por palabra, hasta que digan lo que tienen que decir y no algo que se parezca.
Se que últimamente nada quieres de mí, ni mi olor que te llena, ni mis besos que te queman.
Sé que intentas fuertemente perder los recuerdos entre brumas de olvido.
Pero sigue el curso de la vida, y en cada vuelta de la espiral pasa tu rostro, y me miras.
Y te miro.
Y nos despedimos.

Y nos alejamos dando vueltas, y girando la cabeza para no dejar de mirarnos, de despedirnos.
Y sé también que no quieres que me vaya, que extrañas tu sonrisa, esa que tienes cada que me ves.
Sé que extrañas la inquietud de tus manos cuando te acercas a saludar, la forma de disimular el sudor que no cesa en su empeño por acusarte conmigo.
Pero no puedes, pero no puedo.
Y nos dejamos llevar por la vorágine de esta confusa vida.
Nos perdemos amor, nos dejamos y sabemos que esta pasando.

Ya ni siquiera estiramos los brazos, no vaya a ser que pierdan el último calor que les dejaste, que les dejamos.
El horror de mirar un futuro sin ti me abruma, me toma por los cabellos y me abofetea, y me grita, y dice que mire fijamente lo que pudo haber sido, lo que dejé ir, lo que dejamos ir.
Escribirte esta carta amor, es dejar de creer en el sol.
Es convencer a mi mano derecha que ya no la necesito, es sujetarla sin pedir ayuda para cortarla lentamente, dolorosamente.
Es saber que tú también quedaras sin tu mano, es saber que no tendrás con qué tocar mi rostro cuando muera.
Y que en mi funeral, tú, toda anciana y amorosa… y doliente, perderás la vergüenza y querrás abrazarme, y tocar mi rostro, pero no tendrás tu mano.
Entonces llorarás, y mirarás incrédula que yo tampoco tengo brazo, y comprenderás que tu mano es mi mano, que tu dolor es mi dolor, y volverás a casa a morir de tristeza.
 Y luego, cuando mueras y llegues a donde van todos los muertos, verás que te estoy esperando y que en lugar de llevarte los tulipanes que te encantan, llevaré envuelto en papel de china, un hermoso y blanco brazo, que tiernamente estará tomando mi mano.
Y saldrá de entre el papel también tu sonrisa, y el brillo de tus ojos, y te lo pondrás como quien se maquilla, y el brillo, y tu sonrisa, y tu mano, se quedarán contigo para siempre, conmigo para siempre.
Y caminaremos olvidando todo lo vivido porque ya estaremos muertos, y no diremos más, ¡eres mi vida! Tendremos que decir ¡eres mi muerte!
Y luego, la eternidad.

Nos vemos…




Poema de Mario Treviño
Imagen de Pixabay

sábado, 14 de noviembre de 2020

Abismo del olvido

0

Consumir, consumirte, consumido.
Destrozar en mil pedazos
palabras mudas.
Me anulo
dibujando en tu carne
un caer de mis soledades,
arrojando los retazos
a modo de serpentina,
arrojando los retazos
de quimeras
mordiéndome el estomago.



Poema de Saray Pavón inspirado por una canción de La muñeca de Sal
Imagen de Pixabay

jueves, 12 de noviembre de 2020

Definición de poeta

0

Me preguntas quién soy.
Soy la pieza que no encaja.
Soy la tarde de lluvia.
Soy el momento exacto
en el que muere toda esperanza.

Me preguntas quién soy
y enmudeces.
Déjame disfrutar de los malos momentos.
Que lance yo mismo mi corazón por la ventana.
Que cambie una sonrisa
por el nudo en el estómago.
Que beba mi propia cicuta,
la desazón, el delirio, la espera.

Me preguntas quién soy
y no te miento.
Soy la escalera del patíbulo.
Soy el mango del puñal.
Soy la muerte anunciada.
El poeta que escribe estos versos
porque prefiere sufrir por ti
a ser feliz contigo.

Perdóname
por no haberte avisado.



Poesía de David Minayo
Imagen de Pixabay


martes, 10 de noviembre de 2020

En la penumbra de la noche

0

En la cuerda floja,
suena el sonido de una armónica,
habla con las luces de la noche
reflejadas en la mar;
de aquella mar de olor a puerto,
de gaviotas que vuelan enfermas.
Y veo la sombra bajo una farola,
de alguien que baila y toca una armónica.
Y suena y vibra, y palpita.
Algunas preguntas se forjan
en las aguas tranquilas,
duermen desde siempre,
pero no han despertado hasta hoy.

Poema de Eugenio Barragán
Imagen de Pixabay

domingo, 8 de noviembre de 2020

Posesión luminosa

0

Igual que este viento, quiero
figura de mi calor
ser y, despacio, entrar
donde descanse tu cuerpo
del verano; irme acercando
hasta él sin que me vea;
llegar, como un pulso abierto
latiendo en el aire: ser
figura del pensamiento
mío de ti, en su presencia;
abierta carne del viento,
estancia de amor en alma.
Tú -blando marfil de sueño,
nieve de carne, quietud
de palma, luna en silencio-,
sentada, dormida en medio
de tu cuarto. Y yo ir entrando
igual que un agua serena,
inundarte todo el cuerpo
hasta cubrirte y, entero
quedarme ya así por dentro,
como el aire en un farol,
viéndose temblar, luciendo,
brillar en medio de mí,
encendiéndose en mi cuerpo,
iluminando mi carne
toda ya carne de viento.




Poema de Emilio Prados
Imagen de Pixabay

sábado, 7 de noviembre de 2020

Entrevista a Nakatomi Radio

0


En esta casa somos muy cinéfilos y, cuando nos dejan, bastante cinéfagos. Y nos mueve un fuerte amor por los clásicos. Pero lo de esta pareja es otro nivel. En su podcast, Víctor Nanclares (@nanclas23) y Alfredo Zapata (@al_FRODO) desmenuzan películas de sobra conocidas por el gran público con tanta pasión que me los imagino grabando el programa abrazados a las carátulas de los dvds y disfrazados de los personajes principales. Según su propia descripción es «el podcast donde tipos extremadamente flipados se vienen muy arriba con el cine de los 80', 90' y 00'». No hay más que añadir. Pero es que es lo que nos pasa a muchos de nosotros cuando charlamos sobre nuestras pelis fetiche, solo que ellos saben de lo que hablan y, si no te lo crees, escúchalos (busca Nakatomi Radio en ivoox.com o pincha aquí, qué demonios). En cada programa nos descubren cantidades industriales de curiosidades, anécdotas y entresijos de sus pelis favoritas, que no son pocas. Si antes ya eras fan de estos filmes los elevarás a la categoría de artefacto divino. Si no los habías visto, te convencerán para que lo hagas, sin duda. 

Recientemente estrenaron tercera temporada y cumplieron los dos años en el mundo podcaster. Así que  no vemos mejor manera de celebrarlo que conociéndolos mejor y recomendando la escucha de todas sus flipaduras.

Y recuerda, cuando acabe esta entrevista deberás posicionarte: ¿Team '80 o Team '90?

La i Crítica: Ante todo, muchas gracias por acceder a soportarnos un poco. La primera duda que me surge es ¿de dónde viene ese amor por el séptimo arte y cómo acaban juntándose unos tipos tan flipados por el celuloide? ¿Cuándo Victor encontró a Alfredo o viceversa?  
Victor: En mi caso el amor por el cine ha estado desde que tengo uso de razón. Yo me despertaba con cinco años pensando en qué película vería por la noche. Es algo que me inculcaron mis padres desde bien pequeño. Cada Viernes se iba al cine a ver una película de estreno. Sin excepción. 
Alfredo: Nos conocimos hace casi diez años en una escuela de interpretación y congeniamos, y nos hicimos amigos; y bueno Nakatomi es una extensión de las conversaciones y flipaduras que siempre hemos hecho.

LiC: Ya sé que es el edificio donde se desararolla la primera entrega de la saga Die Hard (Jungla de
cristal) pero ¿por qué Nakatomi Radio?
V: Valoramos varios nombres. Pero Nakatomi Radio era uno que comulgaba con lo que queríamos contar en el programa. Un lugar de reunión que todo el mundo reconozca lo suficientemente grande para que quepamos todos. Además, es una película que los dos amamos. Y sus mejores entregas están en los 80 y en los 90.
A:Como casi siempre nos pasa empezamos hablar sobre el tema y de repente llega una idea, que nos llega y sabemos que es esa, y con Nakatomi pasó parecido, hubo varias opciones y cuando llegó esta lo supimos.

LiC: ¿Cómo decidís qué película diseccionáis cada programa? ¿Cómo hacéis para que ese debate no se convierta en El club de la lucha?
V: Solemos hablarlo a medida que avanzan los días. No hay una lista programada. Vamos decidiendo los títulos en función de cómo va quedando el cuadro de la temporada. A veces se trata de dar un poco de respiro a los programas y escogemos películas con las que nos lo vamos a pasar bien tratándolas. Otras veces escogemos películas sabiendo que nos vamos a tener que arremangar y no mirar el reloj.
A:No hay club de la lucha en realidad, como dijimos antes, cuando sabemos que década vamos a tratar proponemos pelis y de repente la flipadura aparece y sabemos que ES ESA.

LiC: ¿Os atreveríais a grabar un programa sobre una peli que odiais poniendo el mismo ímpetu o sería como estar durmiendo con el enemigo?
V: Es algo que alguna vez planteamos pero creemos que ya hay bastante odio en redes como para dedicar dos horas a despotricar sobre algo. Si no tienes nada bueno que decir sobre algo, es mejor no decirlo. No?
A:No es nuestro target, cuando nos hemos encontrado una película que por la razón que sea ha envejecido mal, lo decimos también, estoy recordando los Inmortales, y ojo, que no tiene porqué ser algo negativo, es más creo que forma parte de su encanto, pero no es la intención vapulear las películas, creemos que ya hay suficiente en ese sentido en la época actual y que crítica se ha convertido en una palabra negativa per se, nosotros queremos que la gente se ponga esa película y vibre y se flipe como nosotros, y cuando nos escriben diciéndonos esto, no cabemos por la puerta.

LiC: Los programas duran de media más que una peli de Nolan pero ¿cuánto tiempo real invertís en cada uno? 
V: Depende de la película que tratemos. Hay películas que procuro ver más de 3 veces para poder fijarme en todo. Por lo que comienzo a preparar el programa una semana antes. Algo que suelo hacer siempre es que durante esa semana anterior me escucho su BSO a todas horas. Viene bien para ir flipandose. Después grabamos el programa en una tarde. Y luego hay que contar con la edición… 
A: Es difícil  saberlo, la grabación es a tiempo real, a eso habría que sumar edición que puede ser perfectamente el mismo tiempo que tardamos en grabarlo pero después están las redes sociales, así que no lo sabemos bien pero es mucho tiempo porque respondemos a todos los comentarios, correos, tuits,etc.

LiC: ¿Tenéis pareja? ¿Sabían desde el principio que erais unos flipados del cine o descubrieron tarde que tenían un loco a domicilio?
V: Los flipados suelen juntarse con flipados… Desde el principio sabía dónde se metía y también tengo la suerte de que ella es igual de entusiasta por el cine. 
A: FLIPADO desde el minuto 1.
 
LiC: ¿Cuál fue la primera peli que os voló la cabeza? ¿Aún estabais en la edad de la inocencia? 
V: Probablemente fue Superman The Movie (1978). Mis hermanos y yo solíamos verla una y otra vez hasta llegar a aprendernos los diálogos. La Última Cruzada, Terminator 2 o Jungla de Cristal no andarían lejos. 
A: Yo era un enano y mi primera película en cine fue los Masters del Universo pero ya venía flipando fuerte con Karate Kid, Gremlims y Los Goonies.


LiC: Durante el confinamiento ¿habéis sido más Seven o más City of angels? En mi caso ha sido más Lluvia de albóndigas.
V: El confinamiento ha sido sobre todo de Disney+, que lo he quemado. La desescalada sin duda ha sido muy de los Monty Python's Flying Circus.
A: El mío ha sido Atrapado en el tiempo pero sin sentirme un Dios, no ese Dios, un Dios.

LiC: ¿Normalmente grabáis el programa cara a cara? Si es así, ¿cómo os ha afectado esta crisis sanitaria?
V: Pensamos en parar Nakatomi durante el confinamiento. El primer programa que estrenamos (Los Tres Mosqueteros) no tuvo las descargas que solían hacer nuestros programas en un día de estreno habitual. Pero después de pensarlo, creímos que sería bueno aportar algo de entretenimiento a los oyentes. Aunque fuesen dos los que estuviesen al otro lado. Incluso nos vino bien a nosotros mismos. Durante dos horas y pico, desaparecían los problemas.
A: Siempre lo habíamos grabado cara a cara y con todo esto se ha convertido en un Tú a Boston y yo a California, el temor que teníamos al hacerlo online era que la energía cayese o no encontrar la sintonía pero creo que hemos slavado ese bache con creces, cosa a la que los directos que hicimos ayudaron bastante.

LiC: ¿Cuál de los dos es más flipado y cuál tiene más sentido y sensibilidad?
V: Hay muchos tipos de flipados y el programa no funcionaría si ambos tuviésemos el mismo perfil o hiciéramos el mismo personaje. Alfredo es más flipado intenso. Y yo soy más flipado de hacer creer que nada me afecta. Es gracioso ver cómo el oyente recibe el mensaje y escoge el bando. Ellos mismos nos han dicho que Alfredo sería más de Hufflepuff (con ascendiente a Gryffindor) y yo de Ravenclaw (con ascendiente a Slytherin). O que de ser Mosqueteros, yo sería más Aramis y Alfredo, Porthos.
A: Creo que los dos estamos al mismo nivel y cuando lo hemos preguntado la gente se iguala bastante en opiniones pero creo que me toca aceptar que me flipo mucho y conste que lo acepto como un regalo y maldición al mismo tiempo 😊. 

LiC: Si os tuvieseis que quedar con una sola escena de la historia del cine ¿con cuál sería?
V: Me sería imposible quedarme con solo una.
A: La parte negra del final poniendo The End. 

LiC: ¿Qué haríais si estuvieseis dentro de Matrix y fuerais conscientes de ello?
V: Aprender Kung Fu.
A: Pues mira, hartarme de filetazos y buen vino y cuando esté hasta arriba, ya salirme y ayudar a salvar el mundo.

LiC: ¿Cuál es vuestro club de los poetas muertos del cine?
V: Hemos descubierto esta temporada que Nakatomi es nuestro Club. Twitter e Instagram son apoyos donde poder interactuar con los oyentes, que son la clave y lo que hace que esto funcione.
A: El club de los poetas muertos.

LiC: Se acabó el flower power. Vamos a entrar en la hora más oscura. En el Hollywood actual, ¿queda algo para recordar?
V: Sin duda. Somos los primeros que adoramos el cine que nos dejó los 80 y los 90. Pero el año pasado quedaron películas como Dolor y gloria, Parasite, Historia de un matrimonio o Érase una vez en Hollywood. Podríamos dedicarles un Nakatomi a todas ellas perfectamente.
A: Sí que queda, cada época tiene su estilo, y quizás esta sea la de los superhéroes, que te pueden gustar o no pero en nuestro jamás habíamos sentido nada parecido en un cine a lo que sentimos con Endgame.

LiC: Ahora que estamos viviendo una corrección tan anacrónica, ¿cómo veis todo este tema de poner
en contexto películas que tienen 40, 50 o incluso casi 100 años, como Lo que el viento se llevó? ¿Creéis necesario que haya más educación audiovisual?
V: Yo vi Lo que el viento se llevó sin ningún cartel que me avisara de lo que iba a ver. En mi humilde opinión el cine, si va con instrucciones de uso, pierde capacidad de impacto. Creo que es mejor hablar con los jóvenes sobre lo que han entendido de la película una vez ha terminado que eliminar escenas, poner carteles o directamente prohibir la película.
A: No sé si educación audiovisual o educación en general; es fácil juzgar y mirar por encima del hombro desde nuestros valores actuales pero dentro de 30 o 40 años las generaciones futuras harán lo mismo con nosotros y no sabemos cómo saldremos parados; en el programa animamos mucho a hacer el ejercicio (y nosotros lo hacemos) de situarte en el contexto social, político, etc de la época para poder entender su impacto o el tema del que trata.

LiC: ¿Cómo veis el futuro de las salas de cine y del soporte físico (DVD, Blu Ray...)? ¿Creéis que se quedarán más allá de los sueños?
V: Las salas de cine corren un gran peligro debido a la crisis del Covid. Quiero creer que nunca se acabarán de ir. Lo mismo con el soporte físico. Soy un gran aficionado a coleccionar películas pero cada vez hay menos gente con ese interés y si no hay demanda, no hay negocio.
A: Creo que hay algo de mágico en tener una obra tangible, sentir que es tuya, ya pasó con el libro digital, no se ha comido al físico, se ha hecho su hueco y ahí están los dos. No creo que desaparezca.

LiC: ¿A qué o a quién le decís "Yippi ki-yay, motherfucker”?
V: Al COVID.
A: A los que te dicen que no puedes disfrutar de una película porque sus estándares cinematográficos no son altos.

LiC: No queremos despedirnos sin antes poneros en un dilema. ¿Por qué deberíamos ser del Team 80 o del Team 90?
V: El Team 90 es el equipo de los inconformistas. Claro que nos gustan las películas nostálgicas de los ochenta, pero en los 90 es donde encontramos la miga.
En esta década encontramos un cine mucho más sólido (da vértigo mirar las nominaciones a los Oscar del 91 al 99. El nivel era asombroso). El cine de acción más estilizado, los dramas con los que aprendimos a ser mejores personas, muchas películas de juicios donde la gente es muy guapa y grita mucho, la comedia romántica encontró su lugar y nos dejó joyas y el cine de gangsters nunca había molado tanto.
A: Qué clase de pregunta es esa? Es como preguntarte si eres más de papá o de mam…TEAM 80
 

Muchas gracias por prestaros a esta humilde entrevista, por vuestro podcast, vuestra pasión por el cine y, por si no nos vemos luego: buenos días, buenas tardes y buenas noches

Recordad seguirlos en Twitter👉@NakatomiR e Instagram 👉nakatomi_radio. Hazte Nakatomer y serás más feliz.

 Texto de A. Moreno

Imágenes cortesía de estos chicos tan majos de Nakatomi Radio

viernes, 6 de noviembre de 2020

Thank you very much

0

Tengo por costumbre reclamar aquello que estimo me pertenece:
A los cuarenta, dicen
tienes la cara que mereces:
Yo la hice mía antes de la treintena.

Según oigo y tengo entendido
mi cuerpo lleva una semana encerrado en un bloque de apartamentos.
Pobre mamón. Cuentan que dio esquinazo a los buenos propósitos
y ha regresado a la bebida con eficacia sorprendente.
No hay que culparle, cansado de cansarse
arrepentido de arrepentirse como anda.

Lo sorprendí drogándose y bailando solo en el comedor.
Debes comprender, le señalé, que
tu comportamiento no es ni normal ni sano.
Y como me ignoró añadí: ¿Y a mí que me dejarás
en tu testamento?

A ti nada a ti deudas
y vendré desde el más allá a putearte
y dará muy mal rollo, mucho miedo
tú espera y verás.



Poema de Sergi Puertas
Imagen de Pixabay

miércoles, 4 de noviembre de 2020

Chico que sale al mundo

0

Nuestro hijo a los diez años no cree en el mal,
juzga por sí mismo, sabe que ningún hombre
estaría dispuesto a herir a otro, Cree en
la fuerza, el hacha contra la lanza, la ballesta
contra las dos espadas, cree en la mesura,
el poder la división, la sangre, pero no en
el corazón perverso, así que al regresar a casa,
a las tres en punto por la calle 97 Oeste,
deja atrás los hoteles de los drogadictos para llegar
                                                    a nuestro bloque,
la carga ligera de su mochila a la espalda
roja y oscura, como algunas zonas profundas del cuerpo
que nunca se ven, y el hombre le dice Oye, chico,
él responde, la fuerza se enfrenta a la fuerza,
sus brazos tan delgados que la luz los atraviesa en los
                                                    bordes, dice
¿Sí? Y el hombre le hace una pregunta,
impaciente por una respuesta del chico que pueda
                                                    explicar el mundo,
el hombre dice ¿Sabes lo que significa polla?
Nuestro hijo responde con educación y sigue caminando,
siente lástima por un hombre tan bobo
                                          que pregunte algo así,
y sabe que no es un mal hombre,
o un hombre peligroso, solo un hombre corriente,
no lleva ropa de vagabundo ni habla como un borracho,
de todas formas este chico sabe lo que es, puede
mirar en lo profundo de su corazón
y hablar de la naturaleza del ser humano: la bondad,
la cortesía, la fuerza.


Poema de Sharon Olds
Traducción de Óscar Curieses
Imagen de Pixabay



lunes, 2 de noviembre de 2020