miércoles, 26 de septiembre de 2018

Life is strange. Before the storm. Intro y decisiones

0

¡Precuelas a mí!

Llegó el momento de hablar de ese tan esperado retorno a Arcadia Bay. Antes de empezar quiero aclarar que NO hay poderes mentales dignos de Ashton Catcher en El efecto mariposa. Lo siento. Aquí “solo” contáis con la actitud de una Chloe pasada de vueltas sobre cuya cabeza ya ha sobrevolado la tragedia. Y no es poco, porque uno de los ingredientes más especiados de esta entrega es esa suerte de batalla de gallos convertida en carga prusiana de improperios y zascas. También tendrás tu homólogo a las fotos de tu amiga huida con pintadas macarras everywhere. 

El juego en sí es mucho más fácil que su predecesor, aunque aún te pone a prueba con algunas opciones bastante peliagudas. También, su trama, a pesar de trágica e intensa, es más simple que vuestras aventuras con Max. Pero no os vayáis, que es igualmente disfrutable. Podrás descubrir quién es Chloe realmente, por qué se vuelve tan misfit y sobre todo, por qué es tan posesiva y absorbente con Max. Esto tendrás que ir desgranándolo a través de las decisiones que vayas tomando. Las nuestras te las dejamos a continuación. ALERTA SPOILER ON.


Nuestras decisiones.

Nuestras por decir algo porque, como ocurriera con la guía de Life is strange, Saray Pavón se encargó de los botones y un servidor, cual escriba de abadía, de las teclas. Pero en honor a la verdad, las decisiones más crueles, sobre todo en este primer capítulo son cosa mía. Sí, me meto en el personaje. Evidentemente, esto fue en la primera pasada de juego, había que probar, arriesgar, yo qué sé, estaba haciendo una guía, no puedo hacer dos cosas bien a la vez.


Despierta:

-Nos hicimos las heroínas y atacamos a los matones.
-Fuimos crueles con nuestra madre, con lo que se esfuerza Joyce. No tenemos perdón.
-A pesar de haber jugado a la primera entrega, defendimos al pijo de Nathan Prescott. Qué cosas.
-Todas las agallas del principio del primer episodio se desvanecieron al decirle a Rachel que SOLO éramos amigas.
-Nos llevamos uno de los extras del coche del merchandising. Sí, agarramos el dinero del calvo de las camisetas.
-Pillamos algo de hierba a Frank.
-Curioseamos el libro de autoayuda de mamá.
-Pusimos la foto de papá en su sitio, hombre ya.
-¿Ayudar a mamá? ¡Nunca! No pusimos el dinero en su bolso.
-Mmm auto spoiler: mentimos a Eliot diciéndole que iríamos a la obra con él.
-Pasamos olímpicamente de la maqueta de Skip, y nos llena de orgullo ver en las estadísticas que fue una decisión que tomó el 0% de los jugadores.
-El rolero que llevo dentro no me permitió dejar la partida a medias. Terminamos el juego con Steph y Mikey.
-Aún no entiendo por qué, pero no saboteamos los deberes de Victoria.
-El amor es para los losers, le dijimos a Rachel. Ahí, colocando los sólidos cimientos de una relación adulta.
-Aunque momentos después compartimos ADN y música con ella.
-Fuimos de ese 6% que no tiene un buen seguro de vida. No saltamos del tren.


Un mundo feliz:

-No nos gusta Rachel, eh, solo como amiga, pero cargamos con la culpa del mal rollo.
-No hablamos con Eliot sobre la obra. ¿Qué obra? ¿Qué dice este chico?
-No eres ningún poli, le dijimos a David, y nos negamos a vaciarnos los bolsillos.
-Odiamos al cabeza cuadrada, pero accedimos a empezar de cero con David.
-Los milenials creen que es guay ser retro y reírse de lo retro usando elementos retro pero de cuyas referencias no tienen ni pajolera idea, por eso molan, así que pusimos el muñeco cantante en el salpicadero.
-No somos ningún Lanister, ¿ok? Pasamos de pagar lo que debíamos a Frank, como el 98% de jugadores.
-Seguimos con nuestra torpeza social y no le dijimos a Steph que Rachel está soltera.
-Tampoco le devolvimos el dinero a Drew. Sin billetes verdes no puedes molar.
-Hicimos de healer mientras Drew hacía de tanque y nos quedamos dentro de la habitación protegiendo a Mikey.
-Decidimos que Nathan podría valer la pena y le dijimos a Samantha que lo ayudase.
-Arpía es su segundo nombre. Así que nos encaramos a Victoria antes de la obra.
-Destino: Los Ángeles, ese fue el lugar al que le dijimos que nos iríamos a lo Thelma y Louise.
-¿Una pulsera? Nah, mejor algo de lo que luego puedas arrepentirte el resto de tu vida. Le pediste a Rachel que se hiciera un tatuaje.
-Esto es cosa de familia, así que dejamos que fuera Rachel quien atacase a James durante la cena.

El infierno está vacío:

-Briconsejo de hoy: no ser una destroyer. Matamos la planta por regarla con refresco.
-La historia del Cadete Cuadrícula nos enterneció y aceptamos la foto.
-Pensamos que así conservaríamos intactos los pellejos de todos, así que le dimos el dinero de Drew a Damon
-Visitamos a los North en el hospital, nada más, hola y adiós
-No donamos ni un céntimo a los bomberos. No como ese 0% de pringados que dio 1250 dólares. ¿Qué se han creído, que por salvarnos el culo merecen una ayuda o algo?
-Convencimos a Damon de que el soplón era Sheldon. Nuestro trabajo de investigación no fue muy concienzudo.
-Gracias a nosotros Rachel NO conoció a su madre.
-Le contamos la terrible verdad a Rachel.

Y ahora, manos a la obra. Aquí nos remangamos y le damos caña a los episodios 1, 2 y 3.
Y somos tan buena gente que hicimos hasta el episodio bonus, Adiós (en construcción).



Guía realizada por A. Moreno y Saray Pavón
Imágenes extraídas del juego: Life is strange, before the storm

0 críticas :

Publicar un comentario