miércoles, 8 de mayo de 2019

Entrevista a Emma J. Bach

0


Más que una entrevista, esto es una especie de interrogatorio. No por violento o porque nuestra invitada tenga antecedentes (creemos que no), sino porque su timidez a veces obliga a sonsacarle información. Eso me recuerda a alguien…

Parca en palabras, pero fértil en imaginación, hoy se limpia los pies en nuestro felpudo Emma García Álvarez, conocida en la parte baja de sus lienzos y papeles de diferentes gramajes y texturas como Emma J. Bach. Una joven estudiante de Bellas Artes afincada en La Laguna, Tenerife


La i Crítica – Antes que nada, espero que te estés portando bien. ¿Cómo llevas y cuánto te queda para terminar la carrera?

Emma J. Bach – La carrera está bien. Estoy en 2º , así que eso hacen... ¡dos años para acabar! Sin embargo, me gustaría seguir estudiando después. Si las circunstancias me lo permiten, preferiblemente en el extranjero.

LiC – Ya podemos empezar en serio. ¿Qué se rompió dentro de tu cabeza para plasmar todas esas ideas locas en tus obras?

EJB – Me atrae mucho la idea de un surrealismo “realista”. Algo que pueda hacer de la fantasía absurda o de los sueños extraños algo visible y palpable. Actualmente sólo soy una estudiante, por lo que creo que mi estilo personal no está muy definido todavía, y estoy explorando en su búsqueda. Uno de mis objetivos es utilizar tanto métodos académicos y tradicionales como otros más conceptuales y no convencionales, pero me queda un largo camino para aprender. También pueden influir en mis obras mis “objetos fetiche” del momento; no necesito una razón para plasmarlos, simplemente me gustan mucho estéticamente hablando.

Ahora mismo diría que son los farolillos de papel y las latas de refresco.

LiC – Sabemos que también tocas la batería en Metrayer, una banda local bastante burra. ¿Qué se rompió dentro de tu cabeza para querer aporrear tambores?

EJB – Mi pobre cabeza parece no estar muy bien... pero desde que era niña siempre me llamó la atención la batería. Eso y gracias a mi hermano mayor que también es músico, hizo que ganara interés en la música. Desde los 7 hasta los 10 años estuve aprendiendo piano, a los 11-12 probé la guitarra sin éxito... Y durante años, cada Navidad les pedía a mis padres una batería, medio de coña medio no, hasta que cuando tenía 13 años por fin me la regalaron. Le sigo sacando provecho hoy en día.

LiC – Dejemos de romper tu cabeza por un momento. ¿Cómo haces para compaginar estudios, tus propias obras ajenas a la facultad y el trabajo tras el kit con tu vida diaria de outsider?

EJB – Diciéndolo así, parece que hasta tengo una vida ocupada... Pero soy una estudiante de universidad. Poco fiestera, además. Cuando no estoy creando cosas en general, probablemente estoy durmiendo, jugando a videojuegos o leyendo. También me gusta aprender idiomas, ahora mismo estoy con japonés y en un futuro, algo de coreano y chino. Normalmente salgo para ir a clase y para ensayar con mi grupo. Otras veces también, para ver la luz del sol.

LiC – ¿Te has atrevido con alguna otra disciplina como la escultura o la talla?

EJB – El mundo del modelado me llama la atención hasta cierto punto... Pero la escultura en sí, no tanto. Soy demasiado simple como para crear formas y texturas únicamente, sin plasmar ninguna figura. Aunque tengo muchas ganas de probar grabado en 3º de carrera.

LiC – Dicen que el que es artista lo es para todo. ¿Cómo te llevas con la literatura? ¿Qué lees? ¿Qué escribes?

EJB – Me gusta la literatura. Echo mucho de menos estudiarla en el instituto. Me atrae sobre todo en inglés, de literatura española no estoy muy al tanto. Lo mismo me pasa a la hora de escribir. Leo mayormente novelas, pero casi siempre escribo poemas. Últimamente estoy muy enganchada a Haruki Murakami. Sé que llego tarde, pero Kafka en la orilla es definitivamente uno de mis libros favoritos. También me encantan Neil Gaiman, Terry Pratchett y Oscar Wilde. Respecto a la poesía, Shakespeare es increíble, obviamente. También me entusiasman Keats, Poe, Wilfred Owen, Alfred Tennyson, o si nos ponemos más contemporáneos, Savannah Brown. En algún futuro me encantaría publicar un poemario ilustrado por mí misma.

LiC – Tenemos un colaborador (Ramsés Torres, un crack) que escribe historias o relatos a partir de pinturas o esculturas. ¿Te gustaría que algún día alguien (por no enmarronarlo sin consultar) lo hiciera con alguna de tus obras?

EJB – ¡Claro! Sería muy emocionante leerlo. Siempre intento que mis obras den lugar a relatos que se pueda imaginar el espectador.

LiC – Veamos tu relación con Historia del Arte. Si pudieses viajar atrás en el tiempo ¿a qué pintor matarías por placer y a qué otro para tomar su lugar?

EJB – Matar... es un poco fuerte, ¿no? No se me ocurre un artista que me guste tan poco. Todo arte tiene su contexto y se puede apreciar dentro de éste. Pero me encantaría reemplazar a Vermeer. Me gusta muchísimo. Aunque no pinto como él ni en sueños.

LiC – Lo mismo pero con un baterista.

EJB – Aunque suene típico... mataría por placer a Lars Ulrich. No quiero ofender, pero lo siento. Me parece que con todos esos años de carrera debería ser mucho mejor baterista de lo que es. Reemplazaría a Gene Hoglan, aunque preferiría que me diera par de clases buenas antes.

LiC – No sé si has visto Big Eyes o si conoces la historia detrás de la peli. ¿Cómo reaccionarías si quisieran aprovecharse de tu talento?

EJB – No he visto la peli (me la apunto). Según la sinopsis, trata de una mujer artista cuyo marido se apropiaba su autoría y méritos. Esa era la realidad para las mujeres hasta hace poco, es muy chocante pensar que me pudiera ocurrir eso en aquel entonces, y por culpa de ello no tenemos constancia de muchas excepcionales a lo largo de la historia. A ningún artista le gusta que se apropien su obra, y siendo mujer, menos aún por un motivo sexista.

LiC – ¿Cómo te ves dentro de unos años? ¿Creando las portadas de tus propios discos? ¿Poniendo música a tus exposiciones de arte? ¿Diseñando parches personalizados? Patente en trámite.

EJB – Me intimida un poco el futuro, como a todo el mundo a mi edad, supongo. Solo sé que seguiré trabajando mucho y esforzándome en todos mis campos mientras veo qué cosas van dando fruto. De ahí iré tomando decisiones. Pero no me gustaría nada tener que elegir un solo camino que seguir; me gustaría explotar hasta cierto punto todas mis facetas creativas.

LiC – Sé ególatra. Recomiéndanos una de tus obras y déjanosla un rato para que la coloquemos en la revista.

EJB – La obra que más suele gustar a la gente es de Lavender, un autorretrato y estudio de mi propia anatomía.
Aunque a mí me atrae especialmente una que hice hace muy poco, Eyes behind the wall.

LiC – La prueba final: despídete y dinos dónde y por qué admirar y/o adquirir tus obras.

EJB – ¡Muchas gracias por la entrevista! Ha sido un placer. Estoy activa en Facebook como Emma J. Bach y en Instagram como @emmajanebach. Se puede consultar sobre adquisición a través de estas páginas, por medio de un mensaje. Admirarlas o adquirirlas, eso lo dejo a juicio de cada uno.

Una entrevista de A. Moreno

0 críticas :

Publicar un comentario