viernes, 18 de junio de 2021

El camino a las nubes

0

Tu ropa interior y la mía,
volaron por toda la habitación
como una tormenta de plumas blancas
golpeando la ventana y el techo.

Algo parecido a una risa reprimida
está en el aire
cuando yacemos en dulce contento
alejándonos hacia el sueño
con las copas de los árboles en luz púrpura

y el recuerdo repentino
de montar en bicicleta
sin usar las manos
bajando por un camino escarpado y sinuoso
hacia el mar azul.


Poema de Charles Simic
Imagen de Pixabay


miércoles, 16 de junio de 2021

lunes, 14 de junio de 2021

sábado, 12 de junio de 2021

PKD

0

Philip K. Dick ha vuelto a las anfetas, la quimio le aturde.
Aprovechan para coserle a preguntas
le preguntan por la Conspiración, le preguntan por el Cosmos.
Philip K. Dick renquea por el living,
saliva sobrexcitado, escupe al hablar.
Le dan coba, le echan otro dedo de brandy,
le piden consejo sobre Europa. ¿Qué hacemos con Europa, Phil?
Philip K. Dick hilvana respuestas alucinadas
Hay labios apretados, codazos de tapadillo.
Philip K. Dick no entiende quién dispara las fotos
ni de dónde ha salido esa grabadora sin cinta
Pero sobre todo no entiende a qué viene la metástasis
si él morirá de una crisis cardíaca
muy lejos de Madrid
mucho antes de 2013.

Los periodistas se marchan, Philip K. Dick queda agotado.
Se echa en el sofá, cierra los ojos
y emerge a 1982
a su vivienda de Santa Ana
sin cáncer, sin recuerdos
para fallecer de un ataque al corazón diez minutos después.

Sabes que el universo es absurdo, Phil
y que hay tantas realidades como pastillas en la farmacia.
Que a la gente como tú y como yo
la locura nos escurre cerebro abajo
se nos cuela en la voz y en los gestos
nos empuja a arremeter contra todo
contra todo sin excepción, ni nuestros ídolos escapan a nuestra demencia.
Era un homenaje, Phil. Te juro que no sé qué ha pasado.



Poema de Sergi Puertas
Imagen de Philip K. Dick

jueves, 10 de junio de 2021

Y los cristales ardían

0

yo1785359_n
Y los cristales ardían
y yo estaba
tan estrechamente
vinculada a tu lengua,
que se decía que mi poema
era agua, que tocarme
el hombro o la mejilla
era sufrir una quemadura,
pero a mi me daba igual
porque estaba
tan estrechamente
vinculada a ti
que en cada sitio
veía un recoveco
donde poder amarte,
porque la soledad
ya no me esperaba
en la puerta de mi casa
de mi cama;
y tenía tanta hambre de ti,
un hambre como de piraña,
que rebañaba tus huesos
uno a uno sabiendo que esto
era la felicidad, que no podía
ser otra cosa.


Texto y foto: Saray Pavón


martes, 8 de junio de 2021

La risa

0


La vida hay que reírla [...]. Pongo el ejemplo de la risa porque la risa solo funciona en presente. La risa se vive en el acto. Ni nadie trabaja hoy para reír mañana, ni nadie se ríe hoy para que le suceda algo aún más divertido la semana que viene. La risa es el presente perfecto.



Fragmento: Lea Vélez, Nuestra casa en el árbol
Imagen de Pixabay